¡Bye, bye amiga tóxica!

¡Adiós amiga tóxica, hola bienestar! Pues sí, por fin he hecho eso que llevaba queriendo hacer tanto tiempo, pero que no me atrevía, decirle adiós definitivamente a mi amiga tóxica. Después de tantas cosas que ha dicho y hecho sobre mi persona, llegó una que fue desencadenante para que tomara la decisión de bloquearla y eliminarla de toda mi vida.

Bueno os he hablado mucho de mi amiga tóxica, cómo actuó cuando engordé tanto o cómo actuó cuando le dije que me casaba, entre otras perlas que ha hecho o dicho a lo largo de todos los años que la conozco.

Cuando cancelamos la boda, esa gran amiga tóxica que había desaparecido de la faz de la tierra, o sólo aparecía para dar por culo saco por whatsapp, apareció de repente como super amiga, la cual quería quedar todas las semanas, me hablaba por whatsapp constantemente, y no para dar por saco, en fin, que se desintoxico de repente, pero eso olía a mierda putrefacta caquita.

Un día que quedamos a merendar, le dije que nos estábamos centrando mucho en la búsqueda del bebé, que estaba volcada de lleno en perder peso y que habíamos avanzado bastante en fertilidad (ella sabe desde el principio que estamos en fertilidad) y de repente me suelta una bomba explosiva: “nosotros ya tenemos fecha para casarnos al año que viene, será el 20 de mayo y en septiembre me quito el aro para quedarnos embarazados, antes no, porque es la boda de mi cuñado y quiero que me valga el vestido”.

Mi cara fue un poema, me quedé muerta. ¿Pero cómo podía ser tan envidiosa? Lleva un año con el chico este y ya piensa en casarse y tener hijos, y lo tiene todo planeado. Su boda iba a ser ir a firmar al ayuntamiento, ella llevaría un vestido espectacular blanco y él un traje chaqueta, luego se irían a comer con la familia de él y la familia de ella y el testigo, que sería una amiga de ella del pueblo, no iba a ser ninguna de la ciudad para que no se pelearan. Ese día no haría comida con los amigos porque quería disfrutar de ese día sólo con la familia, otro día harían cena sólo con los amigos. En septiembre se iba a quitar el aro para quedarse embarazada, y se iba a quedar enseguida porque los espermatozoides de su novio eran de gran calidad (según piensan ellos, no es porque se hayan hecho pruebas).

Lo de casarse me sorprendió porque lleva muy poco con el chico este, pero bueno ya es algo que llevaba comentando desde que yo anuncié que me casaba, pero lo del bebé (que también es algo de lo que habló en su momento cuando yo le conté que habíamos empezado en fertilidad, pero no me pensaba que fuera en serio, ya que su novio meses antes, os hablo de cuando llevaban dos o tres meses juntos, le dio a elegir entre tener un hijo o tener un perro y ella eligió al perro) es algo más serio, y ella nunca ha querido tener hijos, bueno perros tampoco, los detesta. Ella el instinto maternal lo tiene en el culo. Una persona que dice que si tiene un hijo tiene que ser niño, sino no lo quiere, es de tener cero de instinto maternal. Lo más gracioso es que esta clase de personas tienen suerte y se quedan embarazadas a la primera.

Tengo que reconocer que la noticia me dolió y me enrabio hasta tal punto que pensé en decirle adiós en ese momento, pero no lo hice. No entendía cómo podía corroerle tanto la envidia a una persona, pero ¿por qué eres tan envidiosa? Siempre me lo he preguntado, me lo pregunto y me lo preguntaré.

La semana siguiente iba a ser el cumpleaños de su novio y quería comprarle una tarta de fondan (que valen 50€), y ahí me cabreé porque semanas antes me había pedido que le hiciera una fofucha del novio y del perro, en tamaño grande y me había dicho que sólo me iba a pagar 15€ (cuando las fofuchas grandes cuestan 30€) porque llevaba muy poco tiempo haciéndolas y no tenía la misma experiencia que otra persona. Así que le dije que por 15€ no le hacía nada, y ¿ahora se iba a gastar 50€ en una tarta? En fin, que al final le dije que las tartas de fondan son insípidas de comer, porque son bastante empalagosas y me dijo que entonces le ayudara yo a hacerle una tarta a su novio, y tonta de mí le dije que vale. Le mandé los ingredientes para que los comprara e iba a perder dos tardes de mi vida para ayudarla con una tarta que ni si quiera iba a probar porque no estaba invitada al cumpleaños, y encima iba a venir a mi casa a ensuciarme y gastarme mi electricidad.

Ella me dijo que por las mañanas no podía quedar que tenía que hacer cosas en casa y que podía quedar a partir de las 17:30 porque tenía que sacar al perro a pasear, con lo cual quedamos el jueves y el viernes por la tarde, para que la tarta reposara el sábado y así el domingo estuviera más buena. Pero a mí el jueves me surgió trabajo y la avisé que no podía quedar el jueves, que quedábamos el viernes y el sábado por la tarde. Se enfadó conmigo porque decía que yo había quedado con ella y que la dejaba tirada, le dije que el trabajo era más importante, que daba tiempo a hacer la tarta el viernes y el sábado. El viernes por la mañana me preguntó que a qué hora iba a mi casa y le dije que a las 18, y me dijo que era muy tarde, que encima que el jueves la había dejado tirada, encima quedaba con ella el viernes super tarde (¡¿vosotros lo entendéis, si me dijo que a partir de las 17:30?!), y empezó a despotricar que era una mal queda, una egoísta, etc., con lo que yo le contesté que si le interesaba a las 18:00 bien y sino también, que no iba a estar a disposición suya cuando ella quisiera por ayudarla a hacer una tarta que ni si quiera iba a probar, que era una malcriada y una caprichosa, que siempre tenía que hacerse lo que ella quisiera y que yo no estaba dispuesta a hacerlo. Ella siguió hablando, nada bueno evidentemente, yo la ignoré. No valía la pena perturbar mi tranquilidad por una persona como ella. En este momento tampoco la eliminé de mi vida, pero poco me faltaba, el vaso estaba casi lleno.

Días después cuando estaba cuidando al niño en la terraza, colgué una foto en el facebook con el mensaje “disfrutando de los placeres del trabajo”, ya que lo bueno que tienen estos trabajos es que puedo disfrutar de las comodidades de las casas de lujo (merendar en la terraza mientras me da el sol, bañarme en la piscina, etc.). Básicamente la foto iba para mis amigas las marchosas, con un poco de coña, ya que conocen al padre del niño, y saben cómo es, y les conté lo que me pasó, que ya os conté en esta entrada.

Una “amiga” que ya me defraudó cuando la invité a la boda diciéndome que ir a una boda era un verdadero tostón y un agobio, al leer lo que yo había puesto, comentó lo siguiente: “Hombre…en ningún curro te dejan sentarte a tomar el sol…si te pagan la hora…lo justo es que trabajes …no crees?”

A lo que yo le contesté:  “Bueno  es fácil opinar sin saber… pero es que a mí no me paga para que limpie, me paga para que cuide de su hijo y le ayude con los deberes así que si puedo estar al sol sentada….”

Ella me contestó: “No es necesario saber…para poder opinar…una persona contrata tu tiempo…y para que en ese tiempo desempeñes las labores que él mismo no puede o quiere hacer…y es lógico que cuando no estés con el crío…. Quiera que realices otras cosas y no pagarte por tomar el sol….”

Yo a este último mensaje directamente no le contesté, ya se encargó otra amiga de contestarle muy acertádamente lo siguiente: “Pues para opinar hay que saber y tener información detallada del momento y la situación si no no sabes de que hablas, sin saber no se puede opinar. …hablar sin saber es tan sencillo. …qué sabes si el niño está en la piscina y ella está sentada al sol mientras está con él….creo que siempre que se habla hay que saber de qué se habla no sólo en el caso de dar una opinión. ..es básico de primero de sentido común”.

Lo más gracioso es que mi amiga tóxica le dio a me gusta a los dos mensajes que me había escrito está chica tan simpática, atacándome sin saber de lo que hablaba. Dos personas que son super vagas a la hora de trabajar. Una (la chica tan simpática) que ha venido desde otra ciudad y que decía que no iba a trabajar porque su novio tenía dinero suficiente para mantenerlos a ambos, luego rompió con el novio y se fue a un piso de alquiler pagado por sus papás con la edad de 37 años, y decía que no iba a trabajar porque tenía que arreglar asuntos psicológicos suyos antes. La otra (mi amiga tóxica) siempre ha sido una consentida pija, que le pagaban todos sus caprichitos de marca sus papás, no ha buscado nunca trabajo, siempre ha conseguido trabajo por enchufe y todos ellos (3 que ha tenido) se los ha dejado al poco tiempo cogiéndose bajas porque no le gustaban (y eso que trabajaba de lo que ha estudiado), el primero se cogió una baja por depresión porque decía que la jefa le ponía demasiados turnos y la tenía explotada, el segundo se cogió una baja porque se torció el tobillo inexplicablemente sin hacer nada, porque decía que no encajaba con las demás empleadas, y en el tercero se cogió una baja porque le dolía la rodilla, porque decía que le pagaban muy poco.  Dos personas, que mientras a ellas se lo pagaban todo y no buscaban trabajo, yo estaba trabajando desde los 16 años cuidando niños y desde los 18 de alta en la seguridad social, pagándome mi ropa, mi comida, mi carrera y mi carné de conducir, mientras a ellas les salen trabajos por enchufe y se los dejan, yo estaba como loca echando currículums en todos los sitios posibles (no sólo lugares que podía ejercer mi profesión, sino en cualquier lado), haciendo entrevistas para que luego no me cogieran. Así que, me hizo gracias que las dos personas que menos deben criticarme por aprovechar las cosas buenas de los trabajos que tengo, lo hicieran. En ese momento mi vaso rebosó, y ahí fue cuando la eliminé por completo de mi vida, y de regalo, a la amiga simpática.

Que bien te sientes (yo por lo menos) cuando eliminas de tu vida por completo, a esas personas que perturban tu bienestar, es como liberarte de una carga muy pesada, o como tumbarte en la cama un día que estás muy cansada, te quedas nueva. Lo mismo me pasó cuando por fin decidí eliminar a mi padre de mi vida. Ahora tengo fuera de mi vida a gente que no quería que estuvieran a mi alrededor.

Anuncios

Mi super amiga tóxica

Al leer esta entrada vais a pensar por qué sigo siendo amiga de esta chica, o por qué la invito a la boda, o por qué quiero que sea mi dama de honor, o por qué le dije que me organizase la despedida de soltera. Bueno no quiero adelantar la historia de este relato, pero son algunas de las preguntas que me formulo yo todos los días, sobre todo, aquellos días en los que me saca de quicio esta persona. Bueno empecemos por el principio de los hechos tan sumamente amistosos que me propicia la susodicha.

ACCIONES RELACIONADAS CON LA BODA 

Bueno como comenté en la anterior entrada, había decidido tener damas de honor. Pues pensé en tres amigas, una de ellas mi super amiga tóxica. Bueno aquí viene la pregunta de por qué. Mi respuesta es porque es amiga mía de toda la vida, porque hemos soñado y hablado de nuestra boda miles de veces, y porque hasta hace poco era mi mejor amiga, ahora digo que ha pasado de ser mi mejor amiga a una viandante más por la calle que ni me cruzo con ella.

Desde que hace un año se echara novio, no la he visto a solas ni una vez, es decir, hacer 365 días que no la veo a solas, y encima la veo de uvas a peras, cuando antes quedábamos por lo menos, como mínimo dos días a la semana. Ahora viene en pack de 3×1, concreto más, ella, el novio y el perro, todo en uno, es un pack muy económico, pero que a mi realmente no me convence mucho, más que nada porque el novio no pinta nada en nuestras quedadas enterándose de mi vida personal y privada, y en cosas de chicas, que no sé como el novio no le dice que vaya ella sola. El perro también me molesta, porque es sumamente grande, pesado y se porta muy mal, subiendose a la mesa cuando tomamos algo en algún bar, ladrando o moviéndose, y luego ella está más pendiente de ponerle agua, comida, o darle un juguetito al perro que de mí. Su bolso ha pasado de ser un típico bolso de mujer con cosas varias para mujeres  (ella en exceso porque suele llevar esos que son enormes que cabe la casa entera) a un bolso tipo Mary Poppins con comida para el perro, una botella portátil para el agua del perro, muñecos para el perro, toallitas para el perro, etc. En fin, un sin fin de cosas solo, y exclusivamente para el perro, no quiero saber cuando tengan un hijo lo que llevará.

Bueno después del pequeño inciso vamos al tema de las damas de honor. Cuando le comuniqué mi deseo de que ella fuera una de las damas de honor, su primera reacción no fue la de alegría sino la de cuestionarse hasta el más mínimo detalle a cerca de las damas de honor.  ¿Qué hace una dama de honor? Me preguntó. Mi respuesta fue simple y concisa, nada, nada más que acompañarme a mirar trajes de novia si quiere, estar conmigo el día de la boda e ir del mismo color y he decidido que vayáis de rojo y de largo. Pues ya estamos poniendo pegas a todo. Bastante tengo yo ya para encontrar vestido con lo gorda que estoy (vaya hace unos meses se metía conmigo en mi grosor, ahora es ella la que está gorda, que sorpresa) como para encima tener que comprarme un vestido de un color determinado, además largo será incomodo para ir por allí  (se refiere a la casa rural), encima tendrán que ser todos del mismo tono de rojo. Respecto a lo de acompañarte a mirar vestidos de novia, bastante ocupada estaré yo organizando la boda de mi cuñado  (su cuñado es el hermano de su novio, que se casa dos semanas antes que yo y por supuesto es muchísimo más importante que yo, no lo dudéis, aunque haga unos 6 meses que lo conoce y a mi una veintena de años, pero da igual). Todas estas quejas me las dijo para terminar diciéndome que en realidad había pensado en comprarse el vestido para la boda de su cuñado en rojo y en largo.

En la entrada anterior también os conté que había pensado hacer un kit especial para las damas de honor, pues bien, elaboré unas sencillas preguntas para cada una de ellas, preguntas como  ¿cuál es tu color favorito?, ¿cuál es tu personaje de dibujos favorito?, ¿dime un objeto u objetos que te gusten?, ¿qué prefieres imán o llavero?. Pues bien las otras dos me respondieron en seguida y sin cuestionarse nada, pero ella no. De primeras me preguntó que para qué quería saber esas cosas, y luego me dijo que no me iba a contestar, para al día siguiente contestarme. Pero la puntillita vino cuando me dijo y a Pepito (su novio) no quieres que se lo pregunte, y yo pensando por qué quiero saber esas cosas de tu novio, y le dije no, porque esto es para un regalo especial para las damas de honor, y me vuelve a decir, entonces Pepito… y yo ¿Pepito qué? Pepito tendrá su detallito como el resto de invitados. Es que es cansina y lapa con su novio hasta para eso.

La despedida de soltera, que gran polémica y eso que aun quedan muchos meses, pero ya está siendo toda una odisea, con ella como una de las organizadoras, no sé como no me lo he imaginado al pedirle que me la organizase. Bueno una de las cuestiones por las cuales pensé en ella es porque al ser amiga desde hace tantos años pensaba que me conocía muchísimo, y otra, porque hemos hablado de nuestra despedida de soltera miles de veces también.

Un día la otra amiga que está organizándola con ella me dijo que no podía más con mi super amiga tóxica, que un día la iba a mandar a paseo, porque no se podía hablar con ella, porque decía cosas sin mucha lógica o muy caras, y porque todo tenía que ser como ella quisiera sino era llevarle la contra. Yo intenté decirle un poco lo que quería, pero no me dejó, me dijo que ella haría lo que quisiera, que me conocía mucho, y le sugerí que más hacia delante cuando quedaran unos dos meses para la fecha de la despedida, que hiciesen un grupo y que debatiesen entre todas las invitadas, y ella me dijo que no iba a hacer ningún grupo porque no quería que la mareasen con mil fechas, mil precios y mil historias. Que ella iba a buscar una fecha y un plan único e inamovible y en ese momento haría un grupo para comunicarlo (no me pareció nada bien esa idea, porque vi mi despedida de soltera con ella a solas, porque un plan tan rígido no lleva a nada bueno).

Le comuniqué a la otra lo mismo sobre lo de hacer un grupo y me dijo que yo me apañara de la boda que ellas se ocupaban de la despedida, pero luego al comentarme lo mal que iban hablando y lo perdidas que iban respecto a mis gustos decidí pegarles un empujón mandándole a mi amiga 2 unos cuantos ejemplos de posibles planes que me gustarían  (ya sé que queda muchísimo, pero ellas son así de adelantadas no sé por qué han comenzado a mirar tan pronto). Pues mi amiga le pasó a mi super amiga tóxica una de las ideas que le mandé yo y le dijo que eso no me iba a gustar  (ahí me demostró lo poco que me conoce).

Este fin de semana hubo un evento de bodas en mi ciudad y esperandome otra cosa de lo que después fue, quería que me acompañasen estas dos amigas, porque la tercera dama de honor no podía, y mi amiga tóxica me dijo que depende de sí tenía otro plan iría o no iría  (vamos que en ese momento no tenía otros planes, pero tenía que esperarse a última hora para ver si le salía otro plan mejor para no ir a lo mío). El viernes le volví a preguntar si iba a venir y su contestación fue que no, porque el sábado iba por la mañana a la peluquería, por la tarde tenía que limpiar y comprar y el domingo se iba a hacer dos tatuajes (todo prioridades).

ACCIONES RELACIONADAS CON OTROS TEMAS

Para Halloween tenía pensado hacer una pequeña fiesta donde la gente trajese algo cocinado en plan terrorífico y luego pintarnos y salir por ahí. Se lo dije y me dijo que lo de pintarnos no lo veía, porque era muy incomodo y luego para quitarlo era muy coñazo  (en su línea de quejarse por todo). Yo le dije que ella hiciera lo que quisiera, que las demás nos íbamos a maquillar. Me dijo que no sabía si podría venir porque era el cumpleaños de su padre y no sabía si harían cena o comida y hasta el último día no lo supo, que justo que fue cena. Por la tarde íbamos a ir a un evento que organizaban de zombies y se lo dije por sí no podíamos ver en algún momento del día, en un principio me dijo que no que tenía que ir a comprarle el regalo a su padre, luego me dice que a qué hora íbamos a ir que igual sí le daba tiempo y al final no vino y ni si quiera me aviso. Luego me dijo que igual después de cenar se pasaba y al final tampoco se pasó y tampoco me dijo nada.

Mi cumpleaños es en el puente de diciembre y la verdad que viendo todas estas cosas se me quitan las ganas de invitarla, así que en un principio no iba a hacer gran cosa, pero unas amigas me dijeron que tenían ganas de marcha y que si nos íbamos a algún espectáculo de drac queens y la verdad que me gustó la idea y se lo propuse y ya está con su maravillosa excusa, no sé lo que haré de aquí a allí, si no hago nada voy. Bueno pues ya me tocó las narices, ¿hasta en mi propio cumpleaños me iba a poner la excusa para no venir?  ¿Pero esto que era? Así que le planté cara y le dije que desde que estaba con el novio no nos veíamos, que no hablábamos nada  (cuando antes hablábamos todos los días ya fuera por whatsapp, por teléfono o en persona), que yo le contaba cosas y ella pasaba, que siempre me daba excusas para no quedar y su respuesta fue que tenía que entender que ahora ella vivía con un chico, que no tenía tiempo para quedar porque trabajaba entre semana y los fin de semanas los dedicaba a comprar y limpiar  (vamos que se ve que el novio no hace nada, cuando el novio tiene turnos de mañanas o de tardes así que tiene tiempo), que se había vuelto antisocial y que no hablaba con nadie y me soltó una gran bomba, que era una ansias y que cagaba mis propias sorpresas, es decir que me estaban organizando una sorpresa de cumpleaños y que por cambiar el plan lo había estropeado.

Vamos a ver yo no tenía ni idea, así que no voy a quedarme quietecita en mi casa esperando a ver si alguien me va a preparar una fiesta sorpresa, pues no, yo organizo el plan para mi cumpleaños y ella podía haberme seguido la comba y luego haber preguntado en el grupo de whatsapp que tenían. En fin que me estropeó toda la fiesta diciéndomelo, porque yo no sospechaba nada.

Los “amigos” de mi chico

Bueno yo me quejaba de mis amistades, pero las ex amistades de mi chico son aun peor, mucho peor.

Cuando yo lo conocí tenía un grupo de amigos que había conocido cuando entró a trabajar (allá por el 2007), compuesto por amigo 1, amiga 2 (que eran pareja), amigo 3 (aquí le añadimos a la pareja, pero esta no trabajaba con los demás) y amigo 4 que a veces venía y a veces no.

Primero conoció a amigo 1, empezó a tener muy buena relación con él, de esa de buenos amigos, con confianza para contarse todo, pero mi chico también salía con otro grupo (también del trabajo) porque su novia en aquel entonces salía con ese grupo y a ella amigo 1 no le caía bien (chica lista y previsora). Amiga 2 estaba saliendo en aquel entonces con uno de ese segundo grupo, llamémosle X. Pero un día amiga 2 le dijo a mi chico que le gustaba amigo 1 y dejó a X con la excusa de que le había pegado clamidias. Mi chico con toda la buena intención del mundo le dijo a amigo 1 que le gustaba a amiga 2 (lo peor que pudo hacer), y entonces ahí empezó su relación. Pero lo que mi chico no sabía es que estaba lanzando a su amigo 1 en los brazos de la mayor bruja, arpía y calculadora que os podéis imaginar (sí, como esas que salen en las telenovelas que dices vaya malvada…).

Amigo 1 era el típico que no había tenido nunca novia, virgen y que evidentemente se solapó a amiga 2 como si de uno se tratase (lo que se va llamando en cristiano, lapa) y le pidió matrimonio cuando llevaban menos de un año. Amigo 1 empezó a cambiar su actitud, de ser buen chaval se convirtió en la mano derecha de la arpía (vamos lo que se va llamando en cristiano, un perrito faldero, chupa culos).

Amigo 3 llegó poco después y se unió a ese grupo con su novia (porque era un grupo de parejas).

Bueno hasta aquí nada inusual que no os pueda haber pasado con alguno de vuestros amigos ¿verdad? Llegó el momento de conocer a esos amigos de los que tanto hablaba. Él me anticipó que igual se metían conmigo, porque eran usuales a meterse con todas las novias de él, pero sabía que yo no me callo ni bajo el agua, así que si se metían conmigo seguramente me iba a saber defender solita y dejarlos mal. El día que los conocí, nos fuimos a tomarnos un chocolate con churros y de repente amiga 2 me suelta:

-¿Te has dando cuenta de lo guarro que es tu novio?

-Pues la verdad que no me había dado cuenta, pero me da igual.

-Pues así siempre que come, parece una gallina, deja rastro allá donde va.

-Aaaahhh.

-No te fíes de él, es un cabrón con las tías, las trata fatal siempre.

-Pues a mí de momento me está tratando muy bien, no creo que sea un cabrón.

-Bueno, ya verás, ya.

Claro, que la primera vez que conoces a los amigos de tu chico te hablen tan bien de él es una maravilla ¿verdad? (ironía modo ON), lo gracioso es que él no abría la boca ni para defenderse ni para decir nada en absoluto, pero yo flipé piruletas de colores con esos super amigos. Luego amigo 3 lo llamaba de mote “frito” porque decía que tenía las neuronas fritas, y también me fijé que lo utilizaban como el payaso del grupo. Mi chico se ponía a imitar a los empleados y a los jefes del trabajo delante de ellos (como si de un show de un cómico se tratase) y ellos se partían el culo. También tenían un grupo en el cual ponían verdes a todos los jefes y empleados que les caían mal y mi chico mandaba grabaciones de audio imitando (se había hecho como una historia con las voces de los empleados y los jefes, pero sin desvelar ningún tipo de identidad). Yo siempre le estaba avisando de que no eran buenos amigos, que lo utilizaban para reírse (no sé si con él o de él), que el grupo ese le iba a traer problemas, y él lo único que hacía era discutir conmigo porque los defendía a ellos (que eran sus amigos y que eran sus amigos).

En el trabajo más de una vez amigo 1 ha hecho chanchullos para favorecer a su novia y las broncas se las ha llevado mi chico, o pasaba algo y siempre acusaban a mi chico.

En nuestro segundo viaje ya teníamos al perro, era cachorrito (no tenía todavía las tres vacunas, por lo tanto no podía pasear por la calle ni podían bañarlo) y se lo dejamos a amigo 3 y a su novia, le advertí que no podía pasear por la calle. Cuando fuimos a recogerlo el perro olía como a fresa y tenía el pelo como lleno de arena, con lo que le pregunto:

-¿Has bañado al perro?

-Nooo

-¿Entonces por qué huele a fresa?

-Porque se ha cagado, y se ha restregado en toda su mixxxx, así que lo he limpiado y le he echado colonia?

-¡Imposible! Mi perro no ha hecho eso jamás. ¿Y por qué tiene arena? ¿Lo has bajado a la calle?

-Noooo

En fin, me fui mosqueada a casa, con la mosca en la oreja de que lo habían paseado por la calle en un parque de arena y le habían puesto colonia para que no oliese a arena. Cuando llegó a casa se comió un comedero más grande que él, parecía que lo habían matado de hambre, me quedé muy flipada y me enfadé muchísimo, pero más se enfadó mi chico, ¡conmigo! por criticar a sus amigos, que encima que me hacían el favor se lo agradecía así…Por su puesto amigo 3 me hizo la cruz en ese momento. A amiga 2 tampoco le caía muy bien, porque era muy mandona y siempre tenía que hacerse lo que la señora quería y por supuesto todo el mundo le bailaba la comba, hasta que llegué yo y empecé a llevarle la contra, entonces ya se le acabó el chollo y me hizo la doble cruz.

Con la mujer de amigo 3 empecé a llevarme muy bien, quedábamos fuera del grupo “tóxico” y por supuesto, como podéis imaginar, amigo 3 no lo aceptaba. Un día quedamos a cenar ella, una amiga mía y yo en mi casa, y al poco de empezar a cenar la llama amigo 3 para venir a recogerla y digo yo: ¿ya? Si apenas son las 23 de la noche…Que el tío venía y que no se hablase más, así que en menos de 10 minutos lo tenía tocando a mi puerta, sube y bueno lo que pasó después ya me confirmó más de lo que yo ya sabía, que esos no eran buenos amigos. El amigo 3 hizo un monólogo soltando pestes de mi chico:

-Tu novio es un cabrón, liga con otras y tú ni lo sabes, encima luego te miente, es mala persona, no te conviene, es mal novio, yo no estaría con una persona así. Se cansa pronto de las tías, les hace daño y no las trata bien. No es un caballero, vamos yo si fuera tú lo dejaría, es que al final te va a hacer daño….(y más perlitas que ahora mismo no recuerdo con detalle).

Cuando amigo 3 y su mujer se casaron, y los otros dos estaban prometidos, ya estaban pensado en hijos, tenían los nombres y cuántos querían tener, nosotros no teníamos expectativas de matrimonio, y mucho menos de hijos, así que pasamos a estar en otro plano, y por lo tanto empezaron a quedar sin nosotros (a eso le juntamos que yo no caía bien ni a amiga 2 ni a amigo 3 que eran las cabecillas del grupo). Mi chico me dijo que por mi culpa y por mi forma de ser, sus amigos le habían dejado de llamar para quedar.

Un día (después de decirles varias veces que ya no lo llamaban para quedar y estos darle mil excusas) fuimos a comer al chalet de amiga 2, todo iba genial hasta que de repente (si os digo la verdad no recuerdo que desencadenó la pelea) empezamos a discutir amigo 3 y yo, salió el tema del perro, el tema de lo mal que le caía, y más cosas, yo no me quedé corta diciéndole cosas a él también y terminé la discusión yéndome de allí andando (y el chalet estaba perdido en medio del mundo). En ese momento pensé que mi chico los dejaría y saldría corriendo detrás de mí, pero no fue así, yo andé y andé y allí nadie aparecía, hasta que después de casi un cuarto de hora apareció con el coche. Después de eso me negué a seguir quedando con ellos.

Al poco tiempo amigo 1 y amigo 3 fueron despedidos del trabajo. Un mes después otro compañero también fue despedido del trabajo y a mi chico lo llamaron para que acudiera al despacho del jefe ese mismo día por la tarde. Él todo asustado preguntándose qué podía haber hecho tan grave para que lo llamasen al despacho del jefe. Cuando llegamos allí no me dejó entrar con él, estuve esperando fuera más de dos horas, super desesperada porque no sabía que ocurría. Cuando salió y me contó todo, no me lo podía creer, lo que menos me hubiera esperado la verdad. Resulta que dos o tres días antes el jefe había recibido un e-mail con todos los archivos de audio de mi chico (los archivos de audio que él mandaba al grupo de sus amigos, en los que imitaba a su jefe y a compañeros) y conversaciones de whatsapp pegadas (por eso el otro chico había sido despedido, porque el día anterior había dicho perlitas del jefe en el grupo y esa conversación se la habían copiado y pegado). Yo le aconsejé que se fuese de todos los grupos en los que estuvieran esa gente porque alguno de ese grupo tenía que haber sido. Pues al irse empezaron amigo 1 y amigo 3 a acusarlo de que él había sido el que había mandado el e-mail al jefe para que echaran al otro compañero, porque sino porque se iba del grupo. Eso se lo dijo el amigo 4 (del cual aun no había hablado), entonces le dijo que lo volviese a meter en el grupo y les dijo que él no había sido porque a él también se la habían jugado, entonces amigo 1 y amigo 3 contestaron como sorprendidos diciendo que lo denunciase, que eso era ilegal, que tenía el apoyo de ellos para lo que quisiera, que si tenían que ir a declarar a un juicio que contara con ellos, etc. En ese momento se volvió a salir del grupo (aconsejado por mi) y empezó a sospechar de todo el mundo, empezó a no fiarse de ellos. Pocos días después amigo 4 quedó con nosotros y nos dijo que él días antes de que sucediera la movida había oído decir a amigo 3 que sí le enviaba todos los audios del grupo al jefe mi chico se iba a cagar (blanco y en botella, aunque nunca sabremos quien fue con certeza).

Al mes siguiente se casaban amigo 1 y amiga 2, y nosotros estábamos invitados desde mucho antes de que ocurriese la movida, así que decidimos ir, pero vengándonos un poquito (porque pensábamos que toda la movida había sido un maléfico plan ideado por amiga 2 y amigo 3 como cabezas pensantes y la mano derecha amigo 1). Días antes de la boda, amigo 1 le mandó un mensaje a mi chico:

-¿Vais a venir a la boda?

-Sí, ¿por?

-Porque si vienes me tienes que pagar, no hagas como hiciste en la boda de amigo 3. (En ese momento no íbamos bien de dinero y le dijimos a amigos 3 que no podíamos pagarle y él nos dijo que no pasaba nada, que fuéramos igualmente a la boda). Tienes el número de cuenta en la invitación. Me tienes que pagar como muy tarde dos días antes de la boda.

-Vale.

Creo que aun están esperando el dinero. Después de lo que nos habían hecho, fuimos a la boda, cenamos de gratis y nos fuimos (fue un plan ideado por mí, mi chico no quería ir, pero yo por joxx lo que fuera). Esa misma noche, amigo 1 le mandó un mensaje a mi chico diciéndole:

-Veo que los 200€ que me han costado vuestros cubiertos no me los has pagado, eres un cara dura y un sin vergüenza. A tu novia encima le hemos cambiado el plato y ni nos lo ha agradecido, encima os habéis ido sin despediros, veo que nuestra amistad se queda en 200€.

Y lo bloqueó, y seguidamente a mí.

Eso es lo último que hemos sabido de ellos, y ni ganas de saber nada más de ellos. Amigo 4 si que se ha portado bien, ha seguido manteniendo contacto con mi chico, quedando, e incluso lo metió en el nuevo trabajo en el que está ahora, así que se portó muy bien.

Mis amigas (o lo que queda de ellas en la actualidad)

Me da que las entradas de esta semana son a causa de mirar fotos para la boda. Recopilé fotos mías de pequeña, de adolescente y de un poco más mayor con mis amigas y me vino a la cabeza todo lo que os voy a contar, porque hasta hoy os había contado muy poquito sobre ellas, las voy a clasificar en números para no desvelar identidades:

  • AMIGA NÚMERO 1: a mi amiga la conocí en 4º de EGB (si el blog lo lee gente más pequeña que yo igual no sabe lo que es la EGB, es lo que entendemos por primaria hoy en día). Yo llevaba una escolaridad en la que mi padre constantemente me sacaba de clase para ir a juicios y eso no me permitía centrarme en los estudios, si a eso le sumamos que no tenía feeling con mis compañeros porque todos eran más mayores que yo (yo soy de diciembre) pues desencadenó que repitiese 4º de EGB y fui a parar a la clase de mi amiga. Yo a ella ya la conocía de vista porque era mi vecina (vivía dos pisos más arriba que yo, justo en la misma puerta que yo) por lo tanto me junté a ella, al principio me pareció un poco sosa, pero luego me fue cayendo mejor. Congeniamos mucho, intercambiábamos pegatinas de cambiar (no sé si sabréis lo que es, no he encontrado ninguna foto en Internet para poneros) y hojitas de cambiar (de esas que olían super bien ¿sabéis cuáles son?)

36233208_13822425 papelessobres-para-carta-lote-dec809000-408-MLA4687478799_072013-F

Empezamos a quedar más a menudo, y a hacernos mayores. Yo me cambié  de colegio cuando hice bachiller, pero no se perdió la amistad, quedábamos para hacer deberes o para estudiar (las dos elegimos ciencias, y a ella se le daban muy mal las matemáticas y la química y a mí se me daba muy bien, así que la ayudaba). Mi amiga nunca salia de fiesta, ni salía a cenar por la noche, era bastante sosa en ese aspecto. Luego empezamos la universidad, y ella conoció a un grupo de chicos y chicas con los que empezó a salir de fiesta, a cenar, a irse los fines de semana (todo lo contrario a lo que hacia de normal), claro en un principio me mosqueé porque conmigo nunca quería salir, pero con ellos sí, pero al final lo acepté. Cuando terminó la carrera, ella encontró trabajo enseguida y conoció a un chico (ella en todos estos años no había tenido novios, ni rollos, ni sexo ni nada, es decir nunca se había dado un beso con 21 años que tenía), entonces fue su primer novio, iba muy perdida en ese sentido y yo había sido una chica adelantada, y me pedía consejos y me contaba como eran sus citas con el chico. Pero empezaron a ir más en serio (él era de un pueblo super lejos de la capital), ella se iba en tren a la casa de él y se tiraba allí muchos días, así que dejó de quedar conmigo, de llamarme… durante meses y meses, y un día de repente volvió a llamarme, lo había dejado con el chico. Al principio reaccioné enfadada, pero luego entendí que había sido su primer novio, se había enchochado y puede suceder que dejes a tus amigas (aunque yo no lo hago, pero bueno hay gente que sí). Su padre se puso muy enfermo, le dio un ataque al corazón y quería cuidarlo y estar con él (por eso lo dejó con el chico). Yo la llamaba casi todos los días para ver como estaba su padre, su madre y ella, le decía de quedar para que se despejase y siempre me decía que no. Como tampoco quería agobiarla empecé a no llamarla tan a menudo, pero cuando la llamaba me decía su madre que no estaba (entonces pensé conmigo no quiere quedar pero con otras personas sí) así que me cansé y dejé de llamarla. Así pasó tiempo y tiempo y un día, después de meses sin saber de ella me la encuentro por la calle (yo ni la reconocí) y se paró ella, hablamos unos cinco minutos (yo en plan seca y borde). Había cambiado su aspecto, se había puesto extensiones, iba maquillada como una puerta y llevaba ropa inusual para su estilo (bueno si eso se puede llamar ropa), iba con medias rotas, pantalones tipo tanga, escotazos hasta el suelo y taconazos de cinco centímetros un día entre semana por la tarde (ella siempre ha vestido muy tapada a pesar de tener un cuerpazo, nunca se maquillaba y nunca llevaba tacones). Un día la vi bajar del autobús por la puerta de entrada de los pasajeros y despedirse con un beso del conductor, entonces entendí todo, sus cambios y que pasase de mí, de nuevo, había sido por un tío. Yo cada vez que la veía por la calle me cambiaba de acera o intentaba no pararme, pero ella siempre me paraba y actuaba como si no pasase nada, un día incluso le cerré la puerta en las narices del ascensor, entonces fue muy ofendida a mi madre a decirle que mira lo que le había hecho que no lo entendía, entonces mi madre le dijo que lo que no podía era coger y estar meses sin hablarme y sin quedar conmigo por un chico,  que era lógico que yo estuviera enfadada y le respondiera borde o le cerrase la puerta en las narices. A los pocos días se ve que entró en razón (o eso me pensaba yo), y vino a mi casa con la excusa de que mis vecinos hablaban de mi perro, pero poco duró ese tema, me dijo que estaba mal con el chico (vaya, ya decía yo que las palabras de mi madre le hubieran concienciado), se pensaba que la engañaba con otra. Bueno era un poco sospechoso ya desde un principio como la conoció, porque fue él el que le pidió el teléfono móvil en el autobús, así que si lo hacía con ella ¿por qué no hacerlo con otras? A raíz de ahí empezamos a quedar a menudo, bajaba a mi casa, se quedaba a cenar, a dormir, a comer (todo lo que no había hecho antes, bueno también es que yo ahí vivía sola y antes vivía con mi madre), pero cuando había quedado conmigo y él la llamaba de repente para quedar, enseguida perdía el culo por quedar y deshacía los planes conmigo en un periquete. Bueno al final descubrió que él la engañaba, no con una sino con varias a la vez y lo dejaron. A los pocos días empecé yo con mi chico, y ella como que se disgustó un poco, su comentario fue: jope, ahora que termino yo con éste tú empiezas con uno…Pero yo nunca dejé de quedar con ella, luego ocurrió el “suceso” y me fue a Pueblito a vivir y seguía quedando con ella (bajaba yo adrede con el coche y la subía a mi casa a cenar o a comer o me quedaba por mi antiguo barrio, porque ella tenía el coxx tan grande que no quería coger el metro para venir a mi casa). A pesar de todos mis esfuerzos, un día sin más empezó a darme largas de quedar y yo me cansé, dejé de hablarle y ella nunca más me volvió a hablar. Meses después nos encontramos por la calle y dijimos lo típico de tenemos que quedar, si, si claro, así que le hablé para quedar, dijimos un día, pero cuando llegó ese día me dijo que se encontraba mal que ya me diría otro día, que estaba muy ocupada (vamos que ese mensaje nunca llegó) hasta un año después que me llegó una felicitación por parte suya a través del facebook diciéndome lo siguiente (copiado tal cual):

Buenas Tania!! Se que ya no hablamos mucho ..pero eso no quita de que no me acuerde después de tantos años que hoy cumples un añito más. Muchas felicidades!!! Espero que lo pases muy bien y sobretodo que estés biennn! Un beso

Mi respuesta fue:

Hola, muchas gracias!! No hablamos mucho no, no hablamos nada, hemos perdido el contacto no se pk y m jode la verdad

Y al ver que no me contestaba le mandé otro mensaje:

Si hemos perdido el contacto es pk tu kieres pk yo he intentado hablar cntigo y kdar y tu pasas y ahora lees esto y ni contestas. Después de tantos años como ya has hecho antes tiras nuestra amistad a la mierda, asi k…

Como podéis imaginar a ese mensaje tampoco me contestó y eso fue en el 2013, hasta hoy ya no he vuelto a saber nada de ella.

Me jode mucho perder su amistad, y la verdad que yo no le guardo rencor, me gustaría volver a tener su amistad, invitarla a mi boda, porque realmente ha sido mi amiga desde que eramos pequeñas, he pasado mucho con ella y en este momento me gustaría tenerla a mi lado.

  • AMIGA NÚMERO 2: esta amiga ya la conocéis, es de la que más os he hablado, mi amiga “tóxica”. Bueno no siempre ha sido “tóxica” o yo no lo percibía así porque desde fuera la gente siempre me ha dicho que me trataba muy mal, bueno no voy a adelantaros nada. A la número 2 la conocí también en EGB, en 6º concretamente, ella repitió curso y fue a parar a mi clase, me pareció una tía muy maja, muy extrovertida como yo, y muy loquilla (como yo en aquel momento), así que enseguida le dije de quedar, ella en un principio me dio largas, pero luego empezamos a quedar, y hemos pasado miles de cosas juntas: mentir para irnos con chicos, contarle a nuestros padres que yo estaba en su casa y ella en la mía y en realidad cada una estaba en casa de un chico, encubrirme mentiras a mi y yo a ella, ella ha pasado conmigo todos los problemas que he tenido con mis padres, estuvo ahí con la muerte de mi abuela, nos hemos contado todo, todo, todo. Es la típica amiga que tienes tanta confianza con ella que puedes ir al baño con ella, ducharte con ella o estar con los ojos cerrados y saber lo que piensa, una conexión y unión de años y años y años que hace que siempre nos llamáranos para cualquier cosa, y nos tiráramos horas y horas hablando en el teléfono y jamás se terminase el tema de conversación. Hemos reído y llorado juntas y esos recuerdos quedan para la posteridad y muchas veces los recordamos. Esos son mis recuerdos, mis momentos cada vez que pienso en ella, pero también han habido cosas que no me han gustado. Ella ha conocido a todas mis amigas, y cuando quedábamos se compinchaba con la otra para meterse conmigo, porque ella sola se ve que no podía conmigo y he llegado a enfadarme (a pesar de que tengo una paciencia de oro), luego delante de la gente se crecía, se volvía borde y me hablaba fatal (pensaba yo que era la confianza que a veces da asco, pero no os creáis que yo me quedaba callada, no no, yo le contestaba, pero la gente no entendía esa relación), se enfadaba cuando íbamos a algún lado y yo ligaba y ella no, siempre me decía: es que siempre estás ligando… y por ejemplo la amiga número 1 siempre me ha dicho que estaba muy obsesionada conmigo (se conocen del colegio, pero la número 1 nunca ha soportado a la número 2 y yo siempre he estado en el medio) porque soñaba constantemente conmigo sobre cosas que hacíamos juntas tipo ir a algún lado y luego me lo contaba. De físico todo el mundo que la ha conocido siempre me ha dicho que me ha tenido envidia, porque ella tiene cuerpo de botijo, es decir ancha de todos los sitios, sobre todo de arriba, y yo ya visteis mi foto en la entrada ¡¡de celebración!! donde os cuento que uno de mis sueños es adelgazar y recuperar mi cuerpo de antes y ahí os pongo dos fotos de mi yo de siempre. Ahora se aprovecha que yo estoy mucho más gorda que ella para decirme todas las cosas que os contaba en la entrada de cómo me sentía ante la búsqueda de un bebé. Ella al pasarme lo del “suceso” siguió siendo mi amiga, venia a verme, se preocupaba por mí (a su manera) y me llamaba a menudo, hasta que conoció al novio actual hace 8 meses exactamente. En ese momento fue una transformación total que pasó de ser “tóxica” a ser “tóxica-insoportable-asquerosa”. Un día quedamos en parejas y empezó a decir que mi chico no valía para nada, que el suyo era mucho mejor, que por lo menos tenía mejor trabajo, mejor coche y encima piso propio, (KIT KAT: mi amiga siempre ha sido muy materialista y caprichosa, desde pequeña sus padres le han comprado ropa y complementos de marca tipo Tommy Hilfiger, Lacoste, Tous, Ralph Lauren, Gucci, Prada, Giorgio Armani, Calvin Klein, etc. y siempre ha soñado con tener un novio rico, con moto, coche y piso propio, y el coche tenía que ser un BMV y tener un hijo, niño, niña no quiere, y vestirlo con politos de Tommy Hilfiger o Lacost), os tengo que aclarar que su novio tiene estudios primarios, trabajo de impresor, y que tenía un Ford Focus que lo cambió cuando la conoció a ella, porque quería hijos con ella (nada más conocerla) por un opel de estos largos que parecen coches de abuelo a mi parecer, nada que envidiar a mi chico que también tiene trabajo y coche propio, le falta tener un piso propio que ya vendrá pero a mi eso no me importa, así que salté en defensa de mi chico y decidí que no quería quedar más con ellos. Además siempre que le decía de queda a ella a solas, siempre estaba ocupada, y nunca tenía tiempo para quedar conmigo. En ese momento yo empecé con mi transformación yendo a la psicóloga, a la nutricionista, y al gym y me quedaba muy poco tiempo así que le dije la disponibilidad que tenía, y ella que no estaba trabajando ni haciendo nada me soltó: yo no pienso adaptar mi vida a tus horarios, quedaré cuando quiera yo quedar, si te viene bien, genial y si te viene mal lo siento, pero yo estoy ocupada con mi novio. Al fin de semana que viene tengo cena con los amigos de él y al siguiente tengo la presentación de una amiga. Yo le respondí: ¿eso dura todo el fin de semana? ¿La cena dura 48 horas no? Y ella me respondió: durará lo que tenga que durar. Llegados a este punto pensé, paso de tener una amiga así y dejé de hablar con ella, hasta que han pasado unos 6 meses y hemos vuelto a hablar, pero por primera vez volvimos a quedar el día que le conté que me casaba y ya visteis como reaccionó que os lo conté en comunicando noticias a la familia y amig@s. Hace dos días vi que colgó esto en su facebook, ¿qué os parece? Me quedé muerta.

FB_IMG_1440433576369

  • AMIGA NÚMERO 3: a esta amiga la conocí trabajando, y en un principio yo le caí mal, porque dice que entré de sabionda, pero luego me conoció y le caí muy bien. A mi se me acabó el contrato y no supe más de ella, hasta que un día recibí una solicitud de amistad de ella en el facebook, y empezamos a hablar y a quedar. Quedábamos muchos días y conectamos muy bien enseguida, me caía super bien, teníamos mucha confianza, nos contábamos todo y parecía que nos conociésemos de toda la vida, pero empezó a salir con un tío super posesivo y empezó a alejarse, se unió eso con una pequeña discusión por el dinero (según ella mal gastado por mi parte) que hizo que dejásemos de hablarnos durante años. A mi no me gustaba esa situación, e intenté cambiarla, le pedí perdón por la discusión, y le dije un montón de veces que quería que volviésemos a hablarnos, pero ella me contestaba borde o me ignoraba. Hará un año o así de repente empezó a ponerme me gusta en fotos donde salíamos juntas y entonces le hablé preguntándole si eso significaba que volvía hablarme y me dijo que sí. Empezamos a quedar y a hablar, jamás sacamos el tema de por qué dejamos de hablar (por no revolver mixxx) y es como si nunca hubiéramos dejado de hablarnos, tenemos la misma confianza de siempre y yo me emocioné y me alegré muchísimo cuando volvió a hablarme porque era una espinita que tenía en mi corazón.

Estas son las tres amigas con las que he tenido más confianza, a las que les he contado todo y las que más me gustaría que estuvieran en mi boda (a pesar de las cosas que hayan ocurrido o a pesar de como sean en la actualidad, yo me quedo con los momentos que he vivido con ellas, que han sido muchos y con que siempre he soñado con que estuvieran en mi boda).

  • AMIGA NÚMERO 4: la conocí en mi primera carrera, pero ella a los pocos meses se la dejó. Aun así seguimos teniendo contacto, quedábamos, hablábamos y pasábamos muy buenos momentos juntas. Me he ido a su casa, me he quedado a cenar con sus padres, me he ido a la playa y a la piscina con su familia, me he ido de fiesta con ella, hemos celebrado cumpleaños juntas, nos hemos contado muchas cosas. En fin muy buenos momentos, pero empezó a salir con un chico y empezó a alejarse (raro, porque ella a pesar de tener novio siempre había seguido quedando conmigo). El chico justamente vive en Pueblito, pero nunca hemos quedado en parejas, yo conozco al novio porque alguna vez que ha quedado ella conmigo, luego la ha recogido o han quedado los dos conmigo, pero la relación ya no era la misma, era más distante y las veces de quedar fueron descendiendo hasta llegar a ser nulas. Hace dos veranos, después de estar sin hablar durante un año o así me llama para preguntarme si me puedo quedar con su perro que ella se iba de viaje, yo pensé de PM, así cuando yo me vaya de viaje le dejo a ella el mío, y así fue, al verano siguiente ella se quedó con el mío, pero este verano, de nuevo me ha vuelto a dejar al perro ¡¡¡7 días!!! (¡¡ah no, fueron 8!!) en un principio eran 7, de domingo a domingo, pero el domingo me dice que no se van a hacer todo el viaje en coche por la noche así que se quedan en un hotel y que al día siguiente lo recogía (maja, haber salido el domingo por la mañana y no haber esperado hasta la noche, que eso es de tener jeta) yo toda cabreada porque estaba hasta las narices del puxx perro, que no paraba de mearse y de gruñir por todo, le respondo que vale. Al día siguiente me dice que llega sobre las 22:30 (mentira, llegaron a las 00:45), yo esperando a hacerme la cena, porque digo seguro que estoy cenando y vienen, y con un hambre que tenía, le metí todo en una bolsa, y cuando tocaron al timbre sin dejarlos que entraran en mi casa, les di al perro, la bolsa y les dije: aquí tienes todo, se ha portado bien menos que no ha parado de mearse y de gruñir, bueno chicos os dejo que no he cenado. Resulta que el perro tenía otitis y se me había olvidado darles las gotitas, le mando un mensaje y ni se digna a contestarme (mucho no le harían falta las gotitas, o se cabreó por mi recibimiento, en fin me da exactamente igual porque más cabreada debería de estar yo por la jeta que tiene).
  • AMIGA NÚMERO 5: la conocí en magisterio, y me cayó muy bien es la típica que podría dedicarse a relaciones públicas porque conoce a todo el mundo. Me presentó a todas sus amigas del pueblo y me fui de fiesta y de cena todos los fines de semana y días entre semana del verano que la conocí. Luego pasó el “suceso” y al principio quedábamos pero luego se fue alejando, hasta perder la relación. Desde que ocurrió nos habremos visto de quedar unas dos o tres veces. Era la típica amiga de salir de fiesta, pero no amiga de verdad.
  • AMIGA NÚMERO 6, 7 Y 8: la amiga número 6 la conocí en un trabajo, nos hicimos muy buenas amigas, quedábamos muy a menudo, y un día de repente dejamos de hablar y quedar, sin que pasara nada. Yo poco después le hable para preguntarle por qué habíamos dejado de hablarnos y no me contestó simplemente me hablo sin más, y ahí se quedó la cosa, a día de hoy no tenemos relación. La amiga número 7 la conocí en magisterio, quedábamos muy a menudo, hablábamos pero un día de repente dejamos de hablar y de quedar, y yo me cansé de ir siempre detrás de ella para quedar. La amiga número 8 la conocí hace poco en un curso en el que yo era la profesora de valenciano. Ella era de otra ciudad y se había mudado aquí porque su novio había encontrado trabajo. Primero empecé a quedar con ella a solas, me caía muy bien (un pelín sosa para mi forma de ser, pero se le veía buena chica), luego conocí al novio, me cayó bien (también un pelín soso para mi gusto, pero muy majete) y un día ella me propuso quedar en parejas, así que los invitamos a cenar a casa, cociné yo y a mi chico le cayeron muy bien, así que todas las semanas quedábamos en parejas, para cenar, ir al cine, etc. Ella me hablaba siempre y sino era yo la que le hablaba, se notaba que era reciproco, hasta que me quedé sin móvil, y he estado sin móvil dos meses, pues no se ha dignado a hablarme por facebook y yo no caí en la mensajería de facebook hasta hace unas semanas y le hablé. La conversación fue muy sosa, como si no me conociera de nada, ni se había enterado que no tenía móvil, luego le dije de quedar el fin de semana (dos días tiene el fin de semana ¿no?) y me dijo: pues es que anoche vinieron unos amigos de mi novio y salimos de fiesta hasta las mil y hoy playita y poco mas, si hacemos algo interesante te aviso, pero no tengo ni idea de lo que haremos jeje. Vamos que me dio largas, yo le dije que era por quedar a tomar algo alguno de los dos días y me dijo: Luego te digo xk iremos a una playa nueva k le han dicho a mi novio, y yo pensé, ¿pero qué tendrá que ver, vais a estar todo el día en la playa? Y al ratito me dice: Cambio de planes, al final nos vamos a casa de mi cuñado, que nos ha llamado. Ya quedamos otro día. Bye (no existen los dos días del fin de semana para ella). Ahora me han dejado un móvil hasta que me arreglen el mío y ayer le hablé, me salió que lo había leído pero no me contestó.

Como podéis ver un día, puedes tener 500 amigas (o esas que se hacen llamar amigas) y al día siguiente, sin pasar nada, ya no tenerlas. Yo esta clase de cosas no las entiendo, mi chico dice que la gente es pasota, que va a su bola y que cada uno hace su vida. Yo no soy de esa clase de filosofías, soy de tener amigas, de preocuparme por ellas, de hablar con ellas, de llamarlas, de quedar, no de pasar, pero parece ser que si yo no voy detrás para quedar, ellas no hacen por mantener la relación y yo llega un punto que me canso, y me joxx mucho esa actitud por parte de ellas.

259