Así está mi vida ahora

Mi blog está abandonado porque siento que no puedo con mi vida más del cansancio que tengo encima, no puedo ni física ni mentalmente.

Físicamente llevo un cansancio acumulado de no descansar lo suficiente como para reponer energías. Trabajo de lunes a domingo (no me quejo, lo necesitaba, y estoy super contenta). Trabajo de lunes a jueves por la mañana cuidando a una señora mayor, a la cual le hago la comida y la cena, le hago recados, con ella o sin ella, es decir, voy o vamos a comprar (evidentemente, si voy yo sola lo hago en menor tiempo que si voy con ella que es el doble o el triple de tiempo), voy o vamos a la farmacia, al médico, etc.

Por la tarde sigo con las clases particulares y cuidando al nene del año pasado, a diferencia de que este año tengo un nene más al que le doy clases, en total son tres nenes.

Los viernes, sabados y domingos trabajo en la tienda de juguetes, también sustituyo vacaciones, bajas o permisos, con lo cual hay días que he ido a la señora y luego me he ido a la tienda, o he hecho mi turno normal en la tienda y me he tenido que quedar por la tarde a sustituir a una compañera, etc.

Los momentos escasos que tengo de descanso, que son partes del día sueltas, las dedico prácticamente a estar tumbada en el sofá sin hacer absolutamente nada. Me duele todo, y lo único que deseo es no hacer nada de nada.

También intento quedar con alguna amiga o dedicarle tiempo a mi chico, que con este horario no coincidimos apenas.

A este cansancio por trabajo, le tenemos que sumar que no descanso bien por la noche. Mi sueño siempre ha sido ligero, con un mínimo ruido me despierto, pero al estar tan sumamente cansada, lo lógico sería que durmiera como un tronco, pero no hay manera, creo que tengo tantas cosas en la mente que no me permiten descansar profundamente, con lo cual al día siguiente parece que me levante peor de lo que me acosté la noche anterior. Encima los días que no madrugo, mi reloj interno está programado para levantarse a la misma hora que los días que madrugo, y es un fastidio total.

Mentalmente no puedo más tampoco. En mi mente está acordarme de cómo trabajar en cada lugar, porque no es lo mismo ir a un solo trabajo que tener 4 o 5, es bastante agobiante mentalmente. Después tengo en la mente la organización de la boda, el viaje, y un problema con el coche, y los problemas que supone todo esto. Vamos por pasos.

-PROBLEMA CON EL COCHE

Hace aproximadamente dos semanas, tuve un fuerte accidente con el coche, un hombre se saltó un semáforo y me destrozó el coche, por suerte yo no me hice nada, pero mi coche está que da pena. Lo llevamos al taller que me obligó el seguro y allí me dijeron que lo más seguro es que no me lo arreglaran porque al ser del 2010, valía más la reparación que el coche en sí, que me darían unos 2000€ por él. El problema vienen cuando me entero que no estoy en el seguro, ni como conductora habitual, ni como conductora ocasional ni como nada. El seguro está a nombre de mi padre (porque al enfadarnos no cambiamos el nombre y él me sacó del seguro, cuando el coche es mio de siempre, jamás lo ha conducido él), con lo cual no me dejan acceder a la póliza, no me dan apenas información y evidentemente ese dinero irá para él. Luego la cosa se ha complicado, ya que el hombre puso un seguro que no le cubría, con lo cual eso ha retrasado mucho el proceso.

Mi chico y yo, como os he comentado no llevamos horarios similares, y podéis imaginar el trastorno que es tener solo un coche y tener que ir ambos a trabajar, y yo encima teniendo tantos trabajos diferentes. Pues lo tengo que llevar más pronto de lo normal, o esperarse allí horas hasta que lo recojo, en fin que así vamos.

Mi trastorno mental es preocuparme por si me lo arreglan o no, preocuparme porque si no me lo arreglan ese dinero no lo voy a ver, y preocuparme porque mi chico ya está pensando en comprar un coche y me insiste una y otra vez y yo lidio con intentar que comprenda que quiero esperarme para ver si me lo arreglan o no, aunque sea un agobio esto de estar con un coche solamente, porque el transporte público desde donde vivimos es una gran mierda, a muchos de los lugares donde yo trabajo no llega, y si llega tengo que hacer tres o cuatro transbordos con dos transportes diferentes, metro y autobús, con lo cual tardaría entre dos horas y tres en llegar, cuando con el coche tardo de 15 a 20 minutos.

-BODA

Hemos cambiado de decisión y de planes un montón de veces, yo sobre todo, porque la decisión de mi chico desde que decidimos no casarnos el 8 de octubre, fue firmar y comer nosotros dos solos.

Tras mi decepción y cabreo con el último intento de hacer algo, mi decisión era la misma que mi chico, pero el otro día fui a un sitio donde venden maquillaje a comprarme algunos productos y la chica me ofreció probar los productos gratis, maquillándome, quedé tan contenta con el resultado que me dijo que si quería podía ir a maquillarme gratis para algún evento, y entonces le dije que me casaba y me dijo que me daba cita para maquillarme.

¡Qué contenta me puse! Pero evidentemente si me maquillaba, no iba a ir simplemente a firmar maquillada y en vaqueros, así que le dije a mi chico que quería comprarme un vestido y ponerme mega-guapa para ese día, porque aunque sólo fuéramos a firmar, yo quería sentirme princesa por un día.

Hablé con el fotógrafo para ver si ese día podía venir y hacernos fotos, me dijo que sí y me fui corriendo a comprarme un vestido. Me he comprado un vestido de princesa rosa fucsia, es estilizado de arriba, marcando cintura y luego abombado disimulando culo y cadera. Me queda perfecto, no lo tengo que arreglar nada más que un poco de largo. Eso lo combinaré con unos zapatos plateados, un ramo con flores bastante coloridas (si lo encuentro) y un semirecogido que lleve trenzas. Ya he hablado con la peluquera también y estoy muy emocionada.

Ahora mi preocupación mental es, que me quedan tres semanas y tengo que ir a la costurera a que me arregle el largo, a mirar el ramo de flores, a mirarme los zapatos que aun no los tengo, quería mirarme un tocado para el pelo, tengo que hablar con algunas personas para explicarle el plan (que tampoco tengo claro), uuufffff muchas cosas y quedan pocos días.

El plan era, ir a firmar papeles, y luego irnos a comer a un merendero que tiene un lago, un río, cascadas y jardín precioso para hacernos fotos.

Mi primera idea era llegar allí, hacernos fotos y luego cambiarnos de ropa y hacer la paella, llevar un postre y una tarta ya hechos por mí. Luego pensé que entre que se hace la leña y luego se hace la paella, íbamos a comer a las cinco de la tarde, luego hay un chico que viene que su novia trabaja hasta las tres de la tarde, entonces tiene que ir a por ella y volver, pero no sé si comerán o no con nosotros, hay que hablarlo. Luego mi segunda opción era reservar una paella, y recogerla después de la firma, pero claro, hasta que lleguen la pareja esta nos podemos morir de hambre, lo suyo sería hacer algo de picoteo antes, entonces digo porque no miro un catering que haga cockteles, así que he pedido presupuesto. Luego mi otra opción era comer en un restaurante elegante que justo está al lado de donde queremos ir, pero el menú vale 15 euros por persona, serían 120€ en total, entonces sería valorar que me cuesta cada cosa, así que mi menta va a 200 por hora.

-VIAJE

El viaje es dos días después de la boda, y hay que organizarlo, con mi poco tiempo no doy a basto, tengo que hacer el itinerarios, comprar varias cosas desde aquí, mirar el metro y los sitios, bueno, más o menos el viaje lo tengo medio organizado, solo falta comprar las cosas y hacer el cambio de dinero que deberíamos solicitarlo ya.

¿Podéis imaginar el agobio que llevo tanto mental como físico? Por esto mismo no tengo tiempo para dedicárselo ni a mi blog ni a vuestros blogs, ni a las redes sociales, por ello me disculpo, y espero que me entendáis.

Decisiones difíciles

En este mes y pico que llevo sin escribir han sucedido varias cosas que han hecho que tome decisiones difíciles.

Vamos a comenzar por el principio de los hechos. En abril empezamos a dar las invitaciones. La gente, cuando dijimos que nos casábamos no reaccionó como esperábamos, como ya os conté, pero a medida que se iba acercando la fecha del enlace, pensabamos que la gente empezaría a ilusionarse más y más el día de la entrega de las invitaciones, pero nada similar a la realidad. La gente no mostró interés por quedar, como ya os conté.

Mi tía directamente me dijo que no la quería, que ella se daba por invitada, que ya sabía los días que eran y que aun quedaban muchos meses, que ya se la daría cuando quedara un mes para la boda.

M prima directamente me ignoró. Realmente yo con mi prima no tengo ningún tipo de relación, la invitaba porque venía mi tía, pero si por mí hubiera sido, su novio y ella podrían haberse quedado en su casa.

Los hermanos de mi chico con la excusa de los bebés no querían nunca quedar. Después de mucho insistirles quedamos a merendar (evidentemente en una de las casas de ellos, porque el hermano mayor piensa que no se puede salir a merendar a una cafetería con los bebés, se ve que ponen en las puertas carteles de prohibido entrar con bebés). Cuando llegamos el tema principal fue los bebés, pasando por la maternidad, continuando con la lactancia materna, y de postre caquitas, pañales y dormir. El tema de la boda ni salió, el hermano pequeño ni apareció y nosotros no vimos el momento adecuado para dar las invitaciones, ya que el interés fue cero, y eso que habiamos quedado para darles la invitación. Cuando ya nos ibamos les dijimos que ya se la daríamos en otro momento, pues nada para ellos perfecto, ni se inmutaron.

Al final optamos por quedar de forma individual con cada uno de ellos y darsela.

Con su tía y sus dos hijas quedamos a comer. La hija pequeña y su tía estuvieron más interesadas en la invitación que la hija mayor, que vino de forma muy prepotente diciendonos que su marido y su hijo no iban a ir a la boda porque trabajaban y era imposible en esa empresa pedir días, y ella y su hija, no lo sabía con certeza ya que si trabajaban en ese fin de semana tampoco irían. Nos quedamos a cuadros, porque son familia directa de mi chico, fueron todos a la boda de su hermano mayor que fue hace dos años, y a la nuestra no venían, ¿por qué razón? ¿el hermano de mi chico es mejor que él?

Luego ya fuimos quedando con los amigos. La mayoría nos dijo que vendrían los tres días, que no habría problema.

Pasaron las semanas, y la gente empezó a decirnos que el viernes seguramente no iban a ir. Luego la hija menor de su tía nos dijo que su hija y el novio tampoco iban a ir a la boda. La lista de invitados pasó de 54 personas a 36 personas. Nuestras mesas se desmontaron por completo, quedaban mesas de 4 personas, mesas con dos personas, en fin, me hicieron el horror.

Un día, así de repente, después de un mes y algo sin saber nada de mi tía, me dice de quedar. En ese momento no me dio la gana de darle la invitación, estaba muy enfadada con ella por lo que me había dicho acerca de la invitación. Fuimos y le dije lo que ocurría con la boda y que no sabíamos si cancelarla o no (habiamos estado barajando la posibilidad de cancelar la ceremonía), y como mi tía vive en un mundo de cuento y fantasía, nos dijo que no, que era nuestra ilusión, que no dejaramos que la gente nos arruinara ese día, que si hacía falta ella invitaba a gente de su entorno para llenar las mesas (seguro que habéis puesto cara de poema, la misma que puse yo cuando lo oí). Finalmente salí convencida de seguir adelante con la boda, es que ella te envuelve en su palabrería zen y llegas a creerte ese mundo de cuento y fantasía, pero días después se te va la nubosidad de tu cabeza y te das una ostía con la realdad, y la caida es mucho más dolorosa, que afrontar desde un principio la cruda realidad.

La realidad es que la gente “se cagaba” (perdón por la expresión) en nuestra boda, les importaba un pimiento verde que nos casaramos, y eso que los invitados eran la gente cercana. Sus hermanos pasaban, ya tenían bastante con los bebés, su tía y sus primas ni querían venir, y los amigos algunos habían sido más tóxicos que beneficiosos, otros habían pasado, etc. En fin que iban a venir 36 personas, de las cuales casi la mitad eran acompañantes que no pintaban nada en nuestra boda, el precio del menú se incrementaba si eran menos de 50 invitados, así que ibamos a pagar casi lo mismo por 36 invitados que por 54.

Me empecé a replantear muchas cosas como ¿quería tener esa boda de ensueño con esa gente? ¿por qué me estaba esforzando haciendo regalos a mano, super currados para gente que ni había mostrado interés? ¿realmente quería gastarme dinero que nos hace mucha falta en una celebración con esas personas? Y llegué al inicio del verano del año pasado, cuando yo le dije a mi chico que casarse con ceremonía no valía la pena, que era un gasto tonto, inecesario y absurdo, que realmente casarse es firmar un papel y que ese día es un paripé, ya estas casado, o no, como lo prefieran los novios, pero él me insistió que ya que se  casaba lo hacía por todo lo alto, pero nos desviamos de nuestro objetivo principal, CASARNOS (a parte de porque nos queremos) POR FORMALIZAR NUESTRA RELACIÓN PARA TENER UN BEBÉ. Nuestro principal objetivo es tener un bebé, así que le dije que prefería seguir ahorrando dinero y ese dinero invertirlo en nuestra trufita futura, en seguir adelgazando yo, en ponerme en forma para poder someterme a un tratamiento.

Despues de hablar mucho y mucho y mucho, mi chico no quería cancelarla, pero finalmente lo convencí. Hicimos un grupo de whatssap con todos los invitados y comunicamos que la boda se cancelaba (igual me expliqué mal) pero la gente tampoco reaccionó como esperabamos, algunas personas por privado nos preguntaron si seguiamos juntos, dijimos que sí y ya está, algunas personas en el grupo preguntaron y eso, uy por qué, dijimos que las explicaciones las daríamos en persona, si querían quedar. Nadie mostró interés por quedar, directamente empezaron a salirse del grupo, yo había pensado en decir que ibamos a firmar y a hacer una paella con todos los invitados en algún sitio chulo, pero no me dio tiempo, así que viendo el interés, ni eso vamos a hacer. Algunos nos han preguntado el motivo, pero a través del whatssap, no se han molestado en quedar personalmente, otros a día de hoy aun no nos han preguntado el motivo, pero ninguno, ninguno, al decirles que seguimos juntos, se ha molestado en preguntarnos ¿pero váis a firmar?

Seguidamente, se empezaron a salir del grupo de la despedida. A la gente que quedaba en el grupo que habiamos hecho para la cancelación de la boda les dije que la despedida si seguía en pie, y una de mis damas de honor me contestó, no perdona, si la boda se cancela, no tiene sentido que hagas despedida, y yo le contesté, sí, la boda se cancela como celebración, pero nosotros seguimos adelante con la boda, lo que pasa que no me habéis dejado tiempo a decirlo porque se ha empezado a salir del grupo la gente.

Pero visto el interés he decidido que tampoco quiero despedida, no quiero celebrar nada con esa gente. Mi tía me dijo que el grupo al principio tuvo mucho movimiento, pero luego se apagó y nadie decía nada.

Cancelar un boda, no es sólo decidir que quieres cancelarla, que ya es algo duro de por sí, sino que también tienes que hacer frente a cancelar todo lo que conlleva una boda, es decir, hablar con los dueños del sitio donde nos casabamos, hablar con el organizador de la boda, hablar con la tienda del traje del novio, hablar con la tienda del vestido de novia, hablar con el fotógrafo, en fin, no es algo my divertido que digamos, es algo duro, traumático y muy bochornoso, y encima lo hemos pasado solos, nadie se ha molestado por preguntarnos qué tal estabamos, ni por quedar con nosotros, ni mis amigas, que aun espero que me digan de quedar, algunas ya tienen bastante disfrutando de su novio todos los días, otras simplemente les aborda el pasotismo; tampoco la familia de mi chico se ha molestado en quedar con notros o en preguntar, ni se dan por aludidos de que ellos sean uno de los motivos de la anulación. El fin de semana pasado quedamos a cenar con los hermanos, y el tema de la anulación de la boda no salió en ningún momento, como era de esperar…La única que ha querido quedar ha sido mi tía.

Yo estoy contenta de haber anulado la boda, perdemos dinero, poco comparado con el dinero que ibamos a perder tontamente celebrando nuestra boda con toda esa gente.

Estoy contenta por seguir ahorrando para invertirlo en nuestra trufita porque lógicamente (aunque perfectamente podrían), los hermanos de mi chico no nos van a dejar nada de las cosas de sus bebés, van a preferir venderlas en la super famosa página de ventas de segunda mano, que dejárnoslo a nosotros, y mira si tendríamos cosas para elegir, tres carritos, tres cunas, un montón de ropa, etc. pero bueno, yo no cuento con nada de ellos.

Finalmente, el motivo por el cual estoy más contenta, es porque la boda nos ha permitido a mi chico y a mí estar más unidos y que él se de cuenta, ¡por fin! de la clase de personas que son sus hermanos y sus cuñadas, y aunque me jode que ellos tengas ese comportamiento con él, me alegra que mi chico haya despertado de esa ceguera que tenía.

Los papeles están entregados para realizar el matrimonio civil, y estamos a la espera de que nos digan una fecha, seguramente será en julio.

 

 

Pros y contras de la boda

Mira que intento pensar en los pros que tiene lo que llevo de organización de boda, que son muchos, pero me salen también muchos contras, así que voy a hacer un largo resumen. Ya adelanto que será una entrada larga, porque tengo mucho que contar, desde que escribí la última entrada sobre la boda.

PROS

1. El último día que fui a mirar vestido, ¡por fin mi tía se dignó a venir conmigo!, y ese día decidiría si me quedaba uno de los vestidos de esa tienda si me gustaba mucho alguno, o el que ya tenía pensado quedarme. Al final decidí quedarme el que ya tenía pensado quedarme. Y a la semana siguiente fui a la tienda y encargué por fin el vestido que quería. Estoy mega contenta con la elección que he hecho y más con los arreglos que me van a hacer. No os enseño el vestido que me he comprado por sí acaso le da a mi chico por leer mi blog.

2. Fuimos a la prueba de menú como ya os conté, y fue estupendamente. Vinieron una pareja amiga nuestra, la tía de mi chico, y una amiga mía, fue un día muy especial y me lo pasé de categoría, además de que la comida estaba buenísima, más de lo que imaginaba. ¡Es la primera vez que me como todo en una boda! Soy muy especial con la comida y no siempre me como todo. Probamos dos menús, dos postres y dos tartas.

 

Lubina al Vino blanco con Verduras y Sésamo dorado y  Gratinado de Buey de mar en su concha con salsa de Marisco acompañado de Gambas a la plancha.

Nos hemos decantado por el segundo plato, ya que la lubina estaba bastante sosa, y el buey de mar estaba espectacular.

Sorbete de Mango o Piña colada.

Hemos elegido el de piña colada, ya que el de mango estaba buenísimo, pero excesivamente dulce y empalagoso, y lo que queremos es que baje la comida para que se coman el plato de carne y el postre.

IMG_20160214_142750

Carrillada Ibérica con salsa de Pedro Ximénez y Piñones acompañada de Patata rellena y Pimientos caramelizadosSolomillo Ibérico al Wellington, confitado de Pasas y Nueces al Moscatel y Puré de patata al aceite de oliva.

Nos hemos decantado por la carrillada, de sabor estaba muy buena, y la cocción en su punto, ya que es una carne que como no esté las horas que necesita cociéndose, se queda muy dura, pero si la cuecen adecuadamente, es una carne tierna y de gran sabor. El solomillo por otro lado, estaba muy seco.

Supreme de 3 Chocolates o Dama Flordelate y Tofee de caramelo.

La verdad que los dos nos gustaron mucho, pero nos decantamos por el de caramelo, ya que el de tres chocolates era más empalagoso y el de caramelo más fresco, aunque en los postres tengo un poco de duda de si he elegido bien o por el contrario tendría que haber probado otro más.

Tarta Ópera  Mousse de Café caramelo y Mousse de ChocolateTarta Brasilia

Mousse  de Caramelo Café y Crujiente de Crepe de Chocolate.

Nos hemos decantado por la Ópera que es la de color chocolate, ya que la amarilla estaba muy agria porque habían cambiado la receta y le habían añadido algo diferente.

IMG_20160214_152421

3. Finalmente, mi chico y yo nos fuimos a Albacete y reservamos el traje de mi chico, que al final se ha quedado el rojo. Está guapísimo, le queda muy pero que muy bien. Nos dio igual que sus hermanos no quisieran que se comprara ese traje, ¡por una vez desde que lo conozco, mi chico se ha revelado ante sus hermanos!

4. Respecto a las cosas que estoy haciendo a mano, ya tengo terminadas, definitivamente las siguientes cosas:

  • Los imanes de las mujeres.
  • Las invitaciones (ya os enseñaré fotos porque no he podido hacerles).
  • Los llaveros de los hombres.IMG_20160325_190419
  • Los marcos de fotos de los bebés.IMG_20160120_131058IMG_20160212_130348IMG_20160212_132258IMG_20160212_133700
  • Las cajas de los hombres. Detrás de cada una va una frase bonita de amor, nuestros nombres, la fecha y una tarjetita que va cogida con un lazo, para poner el nombre del invitado.IMG_20160325_190059
  • Tengo más de la mitad de las cajas de las mujeres. La caja se compone de una parte con un dibujo de amor, otra parte con un dibujo divertido de Mr. Wonderful, otra parte con una frase de amor y otra parte con nuestros nombres y la fecha. Todo dibujado y escrito a mano por mí.IMG_20160325_184912IMG_20160325_184944
  • Los llaveros zapatitos para poner el nombre de los bebés. IMG_20160325_185133IMG_20160325_185206

Tengo que decir, que estoy muy orgullosa de mí misma, y de todas las cosas que he hecho, no sabía la imaginación que tengo y todo lo que podía hacer.

CONTRAS

1. Os conté todo lo que había hecho mi amiga tóxica desde que le dije que nos casábamos, pues bien, el otro día me dijo que el problema era el dinero, que al no tener trabajo no podía permitirse la boda del hermano de su novio y la mía y no podía permitirse comprarse un vestido para mi boda. Pero resulta que ¡se ha comprado un vestido para la boda del hermano de su novio y le van a pagar los anillos al hermano! Encima de que me lo cuenta, con todo el recochineo del mundo me dice que espera que no me moleste mucho que no venga a mi boda. Bueno la envidia es muy mala, y realmente pienso que no viene, no porque no tenga dinero, sino porque le corroe tanto por dentro la envidia que tiene, que no es capaz de venir. Peor será cuando vea la fotos y lo bien que nos lo hemos pasado y se arrepienta de no venir, ahí si que me reiré.

Pero no acaba todo ahí, después de decirle varias veces yo de quedar en estos meses, decirle que me acompañase a ver vestidos de novia, el otro día me dice que me echa de menos y que quería quedar conmigo ese mismo día, siendo las 21h. ¡Definitivamente es bipolar, sin duda!

2. Hemos empezado a dar las invitaciones de la boda, y bueno era de esperar, que si con todo nos han puesto pegas, con esto no iba a ser menos. Hay de todo.

Por un lado tenemos a mi tía, que nunca quiere quedar, así que para darle la invitación me dijo que ella se daba por enterada y que no hacía falta que se la diese, que quedaban muchos meses aun y que nos veríamos muchas veces de aquí a la fecha. Mi respuesta fue que no era verdad porque nunca quería quedar conmigo. Después de ponerme mil y una excusas para no quedar ninguno de estos días, quedamos el 1 d abril, días después me dice que justo ese día tiene médico, que vayamos a comer, luego me dice que resulta que le ha salido un curso ese fin de semana y que no puede perder la plaza, ya me ha tocado las narices y le he dicho mira ves como nunca quieres quedar, y me llama para decirme que era muy precipitado dar ahora las invitaciones, que a ella se la podía dar cuando quedaran dos meses. Le he dicho que si se la daba a todo el mundo ahora, por qué a ella se la tenía que dar cuando quedaran dos meses, que me estaba haciendo un feo, porque la había hecho yo la invitación y me hacía ilusión darsela, pero vamos que si no tenía interés que no se la daba y punto. Me ha cabreado mucho… pero como ella es zen pues nadie tiene derecho a enfadarse. Finalmente, a regañadientes, porque no quería perder una tarde entera con nosotros, hemos quedado el lunes, que no me hace ninguna gracia la verdad, pero bueno.

Luego tenemos a los hermanos de mi chico, que les decimos que si podían quedar el lunes o el martes de esta semana para darles la invitación y nos contesta P que él aun seguía de baja así que podía cualquier día, pero mejor el jueves o viernes que era festivo. Vamos a ver, eres tonto o qué, no hemos dicho lunes o martes, si estás en casa, ¿qué más te da el día sea festivo o no? Los otros dos hermanos no contestaron, así que viendo su interés, el nuestro fue el mismo, decidimos ignorarlos también.

El otro lado de la familia de mi chico, le digo de quedar esta semana, y me ignoran, días después cuando ya habíamos quedado con gente esta semana, me contestan. Ahora ya no podemos quedar, ya hemos hecho planes, no voy a estar esperando a ver cuando me contestáis.

Amigos varios, o nos han ignorado y no nos han contestado, o nos han dado largas para quedar con excusas como, ya hablaremos más adelante, pues no sé si ese día podré lo tengo que consultar, pues igual tengo planes, etc.

De 50 invitados sólo 7 han puesto interés en quedar para recibir la invitación. Parece subrealista, pero es totalmente cierto. La verdad que ante esta situación no sé si insistir o ignorar…Pero me da la sensación de que me estoy esmerando mucho haciendo las cosas para que luego no las aprecien. ¿Qué opináis? ¿Qué debería de hacer?

-¡Me caso! -¡Qué horror!

Jamás imaginé que el organizar una boda y casarse significara tener que aguantar tantas quejas, disconformidades y disgustos (ya sé que de normal no ocurre eso, pero en mi caso sí está siendo así).

Normalmente, cuando anuncias que te casas, la gente que te quiere y te aprecia, se alegra muchísimo por ti, es un momento de alegría, aunque suponga gastarse dinero, ¡qué no es un funeral hombre!

Pues desde que anunciamos que nos casábamos hemos aguantado miles de cosas, y no buenas precisamente, es como que la gente no se alegra, o tiene envidia, o qué se yo que se les pasa por la cabeza para actuar de ese modo hacia nosotros.

He llegado a un límite de agobio y ansiedad que no son normales, y que jamás de los jamases me hubiera imaginado que me produciría organizar una boda, que es sinónimo de alegría.

Voy a comenzar, cómo no, por mi amiga tóxica, que desde luego no sé si se llevará el Óscar a la persona que más me ha ocasionado disgustos, más se ha quejado y con la que más he discutido, pero desde luego se lleva el Óscar a la persona que más entradas le he dedicado…

Desde que le dije que me casaba he aguantado lo siguiente:

  • El día que quedamos para decirle que me casaba, en vez de hablar de mi boda, hablamos de su supuesta boda con su novio, con el cual llevaba ¡5 meses!
  • Pocos días después puso en el facebook unos anillos de comprometidos de ellos dos.
  • Se quejó también del día que había elegido para casarme, ya que el hermano de su novio se casaba el mismo día. La pospuse dos semanas más y me dijo que tenía que posponerla más porque en dos semanas no iba a tener dinero para pagar otra boda, a lo que ya sí que me negué.
  • El día que le pregunté si quería ser dama de honor se quejó de tener que llevar un vestido largo (cuando es una boda de noche) porque era en una zona de campo y se iba a estropear el vestido, se quejó por tener que llevar tacones (cuando yo jamás le he dicho que lleve tacones) porque decía que al tener que caminar y mirarla todo el mundo se iba a caer y a hacer el ridículo, se quejó de tener que llevar el mismo color que las otras damas de honor, y por último, me preguntó que hacían las damas de honor, y le dije que acompañarme a mirar trajes de novia y ayudarme el día de la boda a vestirme y a repartir los regalos, y me dijo que ella no iba a ayudarme a nada, que ya bastante iba a tener con la organización de la boda de su cuñado y su cuñada (no sé que pinta ella en la organización de la boda del hermano de su novio, pero en fin).
  • Cuando decidí que por ser damas de honor les iba a hacer un regalo especial, les pasé un breve cuestionario de cinco preguntas para saber sus gustos más profundos, pues ella se negó a contestarme a las preguntas. Cuando se dignó a contestármelas me dijo si se las pasaba a su novio, y le dije que no, que eso era para un regalo especial, que su novio tendría un regalo como el resto de los invitados, pues no lo entendía, y otra vez a discutir.
  • Luego le surgió tema “novio”, ya tardaba mucho en sacarlo. Me dijo que ya que su novio iba a ir a una boda en la que no conocía a nadie, e iba a estar incomodo porque eran tres días, que por lo menos quedáramos los cuatro para conocer a mi chico (cuando ella era la primera que nunca quería quedar porque siempre tenía planes).
  • Cuando le dije que las damas de honor iban acompañadas de caballeros de honor, me dijo que no porque sino su novio se ponía celoso, luego eligió ella el caballero de honor que le tenía que acompañar, uno que es gay, para que su novio no se pusiera celoso.
  • También se quejó de los lugares donde se tenían que sentar en la ceremonia, porque su novio iba a estar solo y eso no le parecía bien.
  • Me exigió que le diera el ramo mío a ella.
  • Le he preguntado todo este mes que llevo mirando trajes de novia, si podía acompañarme y me ha dicho que no, siempre estaba ocupada.
  • El último día que fui era en su pueblo, y le dolía la rodilla, así que le pregunté y le dije que como le dolía la rodilla que iba a recogerla en coche, pues me dijo que no porque el ir a mirar trajes de novia era ir de aquí para allá, cuando ir a ver trajes de novia, es entrar, sentarte y mirar como me pruebo los vestido.
  • Cuando nos dijeron el día que teníamos que ir a la prueba del menú, le pregunté por si no tenía planes, ya que era con un mes de antelación, y me dijo que ese fin de semana se iba a su pueblo, como todos los anteriores, así que por supuesto, ni le dije para que le preguntaba, y ella tampoco preguntó. Pues el día que teníamos la prueba le mandé una foto de un plato y me preguntó si estábamos los tres (refiriéndose a mi chico, a otra amiga a la cual le tiene muchos celos y a mí), y le dije que no, que eramos 6 personas, y ella se sorprendió y me preguntó que 6 personas, pues le dije quien eran que no conocía a ninguna nada más que a mi otra amiga y buenoooo, ya empezó a decirme que ya me valía por no decirle nada, que prefería llevar a amigos y familiares de mi chico con los que no tenía relación (¡mentira!) antes que a ella… En fin, una sarta de cosas, cuando sí se lo había dicho y me dijo que se iba al pueblo, pero como le había pasado lo de la rodilla no se había ido, luego eso es algo que tienes que decir con antelación no el día de antes, y encima el día anterior no me había querido acompañar a mirar vestidos de novia al lado de su casa por la rodilla y ¿se iba a hacer media hora de camino conduciendo para llegar al sitio donde era la prueba de menú?, ¡clarooo como era comer gratis, eso sí! ¿O iba a hacer que la llevara su novio para luego el chico quedarse mirando como comíamos?, porque desde luego su novio no iba a comer, porque con él sí que realmente no tengo apenas relación.
  • También hemos discutido porque no le he dicho que sea testigo y a mi otra amiga sí.
  • Y finalmente, lo que ya desencadenó una discusión monumental fue, que al llevar el traje rojo mi chico, pensé que igual que las damas fueran de rojo era demasiado rojo, entonces le dije que igual me pensaba en cambiar el color del vestido ya que aun no se lo habían comprado y me dijo que no, que era una egoísta porque no había pensado en ella en ningún momento, porque ella estaba gorda y ya había mirado vestidos en rojo y a ella otros colores le iban a sentar mal o le iba a costar encontrar vestido porque no le quedaban bien todos, que encima no iba bien de dinero porque en este momento no estaba trabajando (cuando se ha permitido el lujo de dejarse todos los trabajos en los que ha trabajado porque no le gustan, se coge la baja y la tiran evidentemente, y en este último ha hecho lo mismo, por hacerse daño en la rodilla se ha cogido la baja ) y que ella si se casaba jamás hubiera obligado a la gente a ser dama de honor (cuando yo en ningún momento he obligado a nadie a ser dama de honor, yo pregunté y la gente me ha dicho que sí). Al final acabó diciéndome que cada vez que salía el tema boda, acabábamos discutiendo y que lo pasaba mal, así que no iba a ir a mi boda por eso, porque su novio le había dicho que para discutir que se desentendiera, (¿pero qué me estás contando? Si es ella la que siempre desencadena una discusión…).

¿Qué os parece?

Bueno no hemos terminado con la gente, ya sabéis las pegas que han sacado los hermanos de mi chico respecto al lugar donde nos casamos, el traje de mi chico, etc. Pues bien, resulta que el traje que mi chico quiere en la tienda de mi ciudad cuesta 990€, pero en una tienda de Cuenca cuesta 690€. La diferencia es brutal, así que mi chico piensa que le compensa ir a la tienda de Cuenca, y comprárselo allí, ya que como se lo hacen a medida, y él no va a engordar ni adelgazar, si acaso algún quilillo, pero no demasiado, y que una vez lo tengan se lo manden por Seur, y si le tienen que hacer algún arreglillo se lo hagan en la tienda que hay aquí en nuestra ciudad.

Pues se lo ha dicho al hermano que ya tiene a la nena, para que le acompañase, ya que el traje ese día lo tiene que pagar, y le ha puesto pegas. Que se esperase a que todas sus cuñadas hubieran parido para que fueran los cuatro hermanos ¿pero de verdad piensas, que van a dejar a sus mujeres recién paridas para irse a Cuenca un día entero? Evidentemente no, vamos es que me hace eso a mí mi chico y me cago en todo. Y si nos esperamos un mese más, para que los bebés tengan un mes por lo menos, nos plantamos en abril y realmente nos quedarían para la boda sin contar agosto, 4 meses, y eso es demasiado precipitado para que le hagan el traje y se lo manden por correo. Mi chico le dijo que si él podía, que iban a la semana que viene ellos dos, sin los demás hermanos, y le ignoró completamente.

El remate final es mi tía. Es para darle de comer a parte, se ofrece para acompañarme a mirar vestidos de novia, ¡por supuesto que te voy a acompañar a mirar vestidos de novia, cuenta conmigo! Eso me dijo, pues la realidad ha sido muy diferente, no me ha acompañado ni un sólo día de todo el mes, ni uno sólo. Siempre que le preguntaba estaba ocupada, o tenía planes o se tenía que ir a las 19:30 porque se tenía que arreglar que había quedado por la noche. En fin, que podría hacer un libro de mil y una excusas que me ha dado para no acompañarme. Lo gracioso es que se ofreció a pagarme el vestido y me lo tengo que comprar ya, porque sino me va a pillar el toro, y si no queda conmigo, no sé como voy a pagar el vestido, telepaticamente me parece a mí. La excusa última que me dio es que intenta estar ocupada todos los fines de semana, y le dije pues yo he intentado quedar contigo alguno y no has querido, podías mantenerte ocupada quedando conmigo…

Comprendo que la gente esté ocupada, todo el mundo siempre tiene cosas que hacer, o está ocupado haciendo otras cosas, nunca tienen tiempo para quedar con nosotros, o para dedicar un poco de su tiempo a nuestra boda, vale lo comprendo, comprendo como es la gente, pero otra cosa es cuando te has ofrecido, si te has ofrecido no hay excusa que valga, si no piensas acompañarme, o no piensas hacerme ni caso, o no piensas interesarte lo más mínimo por el tema “boda” ¡NO TE OFREZCAS!

Me da mucha rabia, estoy muy cabreada con la gente y estoy harta de que todo el mundo pase de nosotros, una vez bien, dos también, pero 500 ya me canso, me estreso, me agobio y me cabreo. Luego dice mi chico que pida ayuda en las manualidades a la gente, ja ja ja, me río yo de pedir ayuda, ¡pero si nadie me quiere acompañar a ver vestidos de novia! ¿Van a ayudarme con las manualidades? Evidentemente NOO.

La gente que se mete en todo…

La semana pasada fuimos recopilando fotos de casa de la gente, porque queremos hacer un vídeo en plan cómico para agradecer a los invitados que vengan a nuestra boda y formen parte de nuestra vida.

Pues cuando fuimos a casa de los hermanos de mi chico (aunque me cuesta bastante ir, ya voy a casa de ellos), les comentamos los problemas que habíamos tenido con el hombre que nos organiza la boda. JA no nos dijo nada, nada más que menuda pu…, pero P y la Mosquita Muerta no pudieron evitar el meterse en el tema, y nos empezaron a decir que nos cambiáramos de lugar, ¡cuando quedan ocho meses para la boda! Empezaron a preguntarnos si habíamos ido a ver este, aquel, el otro, el de más allá… y no les entraba en la cabeza que el sitio que hemos elegido es el que nos encantó después de ir a ver por lo menos 20 sitios. Pues a pesar de decirles varias veces que el sitio era el que queríamos y que no queríamos cambiarlo, ellos seguían insistiendo, de hecho la Mosquita Muerta se metió en la página web bodas.net para buscar sitios que no habíamos visitado y que fuéramos a verlos. Luego nos dijeron que no entendían porque queríamos una boda de tres días y no una boda normal de un día, que eso era más sencillo (¡sí, y más soso y más simple también!).

A mi chico le gustaría mucho que sus hermanos vinieran los tres días a la boda, y ya le dijeron que no, que sólo iban a ir el día de la boda porque con un bebé no iban a ir los tres días, pero la primera pareja que ha tenido a la nena, ha cambiado de opinión al ver que perfectamente pueden ir con el bebé y que realmente se van a tener que llevar las cosas de la nena para un día solamente, porque está lejos de donde viven y al fin y al cabo ese día se quedarían allí a dormir, entonces han decidido, de momento, que sí que van a venir los tres días. En cambio, P y la Mosquita Muerta le dijeron que no, porque ella trabaja el viernes y el sábado por la mañana y no lo podía coger libre (dudo de ello pero bueno…) y su hermano le dijo que él iría un rato el viernes y luego se volvería a casa…(ja ja ja, me río yo de eso, es que se piensan que está a cinco minutos de su casa, cuando está a 25 minutos). Entonces les pregunté yo si el día de la boda se quedarían a dormir y me dijeron que no, que con la nena era imposible, y les dije yo, pues creo que es más follón irse con la niña a las 2 de la madrugada desde allí con lo lejos que está… Pero bueno aun queda tiempo, y muchos meses para que cambien de opinión.

Me voy a reír también cuando les digamos que tienen que estar a las 16h allí para hacerse las fotos con mi chico, ya que tienen que hacerse las fotos vistiéndolo, no sé cómo lo van a hacer para llegar a tiempo si la Mosquita Muerta sale de trabajar a las 15h… pero bueno….

Esta semana he empezado a ir a tiendas a mirar trajes de novia. El viernes fui a una tienda con dos de mis damas de honor, y el sábado fui a otra tienda con una de mis damas de honor, ya que mi tía está super mega hiper ocupada para acompañarme. Me estuve probando vestidos y me gustaron dos de la primera tienda, y uno de la segunda tienda, con los cuales estuve de acuerdo en las opiniones con mis amigas, pero realmente aun no he sentido que ninguno de esos sea mi vestido de novia, así que voy a seguir buscando. Estos son los que me gustaron.

eber-0271eber-0381edit-0071edit-0111L696.1L696A_opt

Realmente el segundo no es lo que andaba buscando, pero me sorprendió por como me quedaba, me encantó, además de que la cola que tiene es espectacular.

Mis amigas me hicieron una foto y ya que mi tía no me había acompañado y va a pagarme una parte del traje, se la mandé y me dijo que no le gustaban ese tipo de trajes, que a ella le gustaban con manguitas o tirantes porque quedaban más elegantes. Le dije que a mí me gustaban ese tipo de escote porque realzaba mucho el pecho y quedaba muy bonito, y me dijo que el cuello barca también le gustaba y que también podía realzar el pecho (no sé cómo, que venga y me lo explique porque con ese tipo de escote no se ve nada de nada…). Le dije que ahora se llevaba mucho el palabra de honor con escote corazón o el encaje tapando el escote, y me dice que el encaje también le gustaba mucho. ¡Vamos chapada a la antigua, todo lo que no enseñe le gustaba, lo contrario a mí! Si ya me lo temía, porque cuando le enseñé el estilo  de vestido que quería me puso caras malas. Si os digo la verdad, la opinión de los demás no me importa mucho, porque al final me compraré el que me guste a mí, que para eso soy yo la que me caso.

Este fin de semana tengo cita en una tienda muy famosa aquí, que visten también para hombres, y a mi chico le gustaron tres trajes de hombre de esta tienda, así que como sus hermanos son los que le pagan el traje y se ofrecieron a acompañarlo, le he dicho de ir él a la tienda de caballeros y yo a la de mujeres el mismo día. Se lo dice a sus hermanos y les enseña las fotos de los trajes que quiere probarse. Yo sabía que le iban a poner pegas nada más ver las fotos, pero tanto no me lo imaginaba… Os enseño los trajes.

1381439enzo romerotraje enzo romano

Pues P le ha dicho que esos trajes no le van a servir para volver a ponérselo en otro momento y que lo lógico es que se comprara un traje que pudiera amortizarlo. Entonces mi chico le ha dicho que él ya tiene un traje de invitado, y que quiere algo diferente para casarse, que no quiere un traje soso y simple. Entonces JA le ha dicho que para comprarse un traje que sólo va a usar un día que se lo alquile, que los trajes de novio valen entre 800€ y 900€ y que gastarse ese dinero para un día que no lo ven lógico. Aquí le he dicho yo que a mí me pasa igual y me lo voy a poner dos días, el día de la boda y el post-boda y que realmente ese dinero vale el traje (chaqueta y pantalón), la camisa, el chaleco, la corbata, los gemelos, los zapatos, y el cinturón. Pero realmente una camisa blanca en cualquier tienda encuentras mucho más barata que en una tienda de trajes de novio, los zapatos y el cinturón lo mismo, no hace falta comprarse unos zapatos de 90€, incluso podría usar los que ya tiene, lo único es que los tiene ya un poco gastados, así que mejor sería que se comprase unos nuevos, pero el cinturón perfectamente le sirve el que ya tiene, porque va a llevar el chaleco encima y no se le va a ver. Los gemelos en aliexpress hemos visto gemelos preciosos por menos de 2€, cuando los mismos en una tienda de trajes de novio valen 70€ y 80€.

En fin, que mi opinión es que los novios, tanto el hombre como la mujer, deben destacar y lucir un vestuario diferente al resto de persona, porque para esos son los novios y los importantes en ese día.

Primeros comienzos con la organización de la boda

imagenes-para-ojos-263x300

Esta semana está siendo un poco frenética, porque ya ha comenzado la organización real y oficial de la boda, lo que implica las reuniones con el encargado de organizar la ceremonia y el convite, la prueba de menú, el ir a mirar vestidos de novia y trajes de novio, las alianzas, la reunión con el fotógrafo, etc. Así que esta semana ha empezado ya todo eso, y desde esta semana hasta octubre estaré inmersa en los preparativos.

Ayer lunes tuve la primera reunión (y última hasta la semana de la boda) con el organizador de la boda. Llegamos allí y lo primero que nos dice fue que le contáramos cosas, (¡perdona, cuéntanos tú que eres el que organizas la boda!).  Ya de primeras eso no me gustó nada, porque esperaba que le dijera yo cosas.

Vamos a ver ves por pasos, empieza por la ceremonia, como queremos que sea la decoración, luego propón varios tipos de ceremonia civil que hay muchos, luego ya vete al convite, enséñanos fotos de los platos, la decoración de las mesas, etc. En fin, un croquis para hablar con los novios e ir apuntando lo que quieren para ese día que se supone, que dentro de unos parámetros, tiene que ser lo que ¡ELLOS QUIERAN! Pues no fue así, tuve que reconducir yo la conversación a los temas que a mí me interesaban.

Empezamos por la decoración de la pergola donde se va a realizar la ceremonia y el pasillo. Lo que nos entraba con el precio era lo básico, lo básico básico, vamos una alfombra, las sillas de los invitados y… ya, y no nos gustó nada, encima las alfombras que nos ofrecía eran o roja o blanca (a él le gustaba más la blanca, a mí me parecía sosa y con el vestido de novia no iba a destacar). Le tuve que pedir que nos enseñara fotos de algunos de los montajes, y nos gustó uno que era el pasillo con pétalos de flores de varios colores (si destacaba un color más que otro valía más caro), y unos pedestales a la entrada con pétalos de rosa para que los invitados los cojan y nos los tiren a la salida de la ceremonia. Os pongo la foto del que hemos elegido y del básico que nos ofrecían.

 

Después pasamos a hablar del tipo de ceremonia, si íbamos a intercambiar anillos, y si alguien iba a subir a hablar, porque una ceremonia civil es muy corta. Que también se podía hacer un paripé con algún tipo de ceremonia, pero que eso ya me lo mirase yo por mí cuenta y que se lo dijera, (¿perdón? ¿Pero qué clase de organizador de bodas eres que tengo que hacer yo tu trabajo? Me deberías de ofrecer unas cuantas y yo elegir una, vamos pienso). En fin, que me he puesto a googlear y he encontrado unas cuantas, la ceremonia de la luz, la ceremonia de la arena, la ceremonia de la planta, etc. Nos han gustado dos concretamente:

  1. La ceremonia de la rosa: este ritual se basa en intercambiar dos rosas entre los novios, como símbolo de su amor. Las rosas pueden ser de cualquier color, aunque las más comunes son las rojas (que simbolizan un amor pasional) o las blancas (que representan un amor puro). De esta forma ambas rosas se depositarán posteriormente en un lugar destacado de la casa de la pareja y en cada aniversario, cada uno podrá regalarle una rosa a su compañero para renovar los votos.
  2. La ceremonia del arte: es muy parecida a la ceremonia de la arena, pero en este caso, los novios toman dos recipientes con distinta pintura y lo vierten a la vez sobre un lienzo virgen. La mezcla de colores dará lugar a una imagen abstracta que representa la unión de la pareja. Además, el cuadro, quedará como recuerdo del festejo.

La que más nos gusta es la ceremonia del arte, porque nos sentimos más identificados con ella, ya que a mi chico le gusta mucho dibujar y a mí también y además nos parece super original.

Luego empezó a ponernos pegas con lo que podíamos o no lanzar a la salida de los novios, porque como es un pareja natural, sólo pueden ser cosas naturales  (eso lo entiendo), así que pensábamos lazar confeti, pero la idea ha sido cancelada, así que pasamos a nuestro plan B, pomperos, ya que a mí el arroz me parece muy típico, muy molesto y sencillamente, no me gusta. Nos puso pegas también con las personas que queremos que estén en la pergola con nosotros durante la ceremonia, él quiere que estemos nosotros dos solos, nosotros queremos que suban nuestras madrinas. A mi chico lo va a llevar al altar su tía y a mí me va a llevar mi tía, así que lo lógico sería que estuvieran ellas dos con nosotros arriba, pues decía que no, que no quedaba bien, al final espero que se haga lo que nosotros queramos y no lo que él quiera. Otra cosa que nos puso pegas fue el número de damas de honor, al decirle que eran tres, me dijo que no le gustaba, que no quedaba bien a la hora de salir.

Sobre el fotógrafo también tuvo algunos comentarios y algunas planificaciones que a mí no me gustaron. Yo quería que la ceremonia fuera antes del atardecer, para coger ese momento para las fotos, pero entonces empezó diciendo que no sólo nosotros eramos importantes, sino que los invitados también y que los fotógrafos sólo piensan en los novios  (evidentemente, es su boda, y son los que pagan), que él no quería que la gente se aburriese mientras nosotros nos hacíamos fotos, así que él daba 10 minutos de reloj para que nos hiciéramos fotos después de la ceremonia, que él le diría los sitios donde tenemos que hacernos fotos para ir más rápido.

Nos pareció un hombre muy cuadriculado y milimetrado, creo que cada boda es diferente y cada pareja de novios le da importancia a unas cosas, y lo bonito de las bodas también son esos momentos esporádicos que surgen sin ser planeados. Él lo quiere todo milimetrado, nos ha dicho hasta como tenemos que dar los regalos especiales y que sólo pongamos una canción para darlos. Nos lo imaginamos con un pinganillo dirigiendo todo, vale en 3,2,1 sale el novio, venga venga, deprisa que los tiempos no me cuadran. En 3,2,1, salen las damas de honor, venga, un poquito de prisa chicas que vamos retrasados.

Después de una saturación de pegas, negaciones y cancelaciones de ideas que tenía y de haberle marcado una cruz en rojo en toda su cara, me limité a no decir ni mu. Cuando nos dijo los lazos de las sillas tienen que ser en marrón chocolate  (mira que hay colores, ¡no podían haber elegido un color más feo para una boda!) no dije nada, total son detalles que la gente no creo que se de ni cuenta. Las sillas del convite también tienen que ser en marrón chocolate (se ve que cuando las compraron les hacían descuento en ese color).

Nos esperan unos cuantos meses hasta la boda, de disconformidades con este hombre, pero hay en muchas cosas que realmente no me da la gana ceder porque lo quiero así y punto, como que mi tía y la tía de mi chico estén con nosotros en el altar, o poner el número de canciones que a mi me de la real gana, que nos casamos nosotros, no él.

Hasta la misma semana de la boda no volvemos a reunirnos con él, todas las dudas o lo que surja lo iremos comentando por email (yo me esperaba más reuniones). El lunes de la semana de la boda me mandarán el menú con el presupuesto para que lo verifiquemos y el jueves se queda todo el día para organizar todo, ensayar, explicarnos como va a quedar todo y ultimar detalles. El 14 de febrero (día bonito) tenemos la prueba del menú.

Hoy hemos tenido la reunión con el fotógrafo, que es amigo mío, y nos ha comentado precios, nos cuesta por más de la mitad de lo que nos costaban los fotógrafos que hemos visto por ahí. Nos entra la sesión de fotos en la boda, con dos fotógrafos, porque va a venir con un amigo suyo que también es fotógrafo, la sesión de fotos de post-boda, el álbum de fotos y el cd o el pen con todas las fotos que nos hagan. Vamos, lo mismo, pero mucho más barato.

Además no sólo lo he elegido porque sea amigo mío y sepa que va a costarme más barato, sino porque como fotógrafo es espectacular, tiene mucha imaginación y le encanta captar los momentos esporádicos o los detalles que nadie captaría, y luego tiene ideas muy locas, que es lo que yo busco, en una boda que no es tradicional. Nos ha sugerido que nos divirtamos, que no posemos, que intentemos ser naturales, alocados y un poco macarras (palabra textual que ha usado), que quiere fotos tradicionales como la típica de los anillos, o las típicas con la familia del novio y de la novia pero que también quiere fotos divertidas, por ejemplo yo riendo con mis amigas, o saltando todas juntas, o mi chico con sus hermanos haciendo el tonto, o los amigos de mi chico levantándole, o los dos sentados con zapatillas deportivas, etc. Luego en el post-boda nos ha sugerido algunos sitios muy chulos y algunas formas de foto muy chulas, en unas escaleras yo subiendo y mi chico más abajo de rodillas, o en un parque que hay una bici de varios sillines, subirnos ahí y hacernos una foto, o subiendo a una iglesia muy famosa que hay aquí yo con zapatillas de deporte con un color chillón (las mías son en rosa fucsia, así que chillonas son). Mi chico no lo conocía y le ha caído muy bien y le han gustado mucho las ideas que nos ha propuesto, así que super bien.

A partir del fin de semana que viene hasta el último fin de semana del mes de febrero tengo todos los fines de semana con citas para ir a ver vestidos de novia, a ver si lo que busco, lo encuentro y me gusta como me queda. Busco un vestido con algún detalle o pedrería en otro color que no sea el blanco, pues rosa, rojo, un color vivo que destaque mi piel blanca o un vestido de novia diferente.

Este traje de novia me encanta, me parece super original y el morado es mi color favorito, la verdad que cuando lo vi, me enamoré, no sé como será en mi mano o como me sentará a mí puesto.

 nbhub

Este es el estilo que busco, una cosa así.

nhniu

Y este dentro de lo tradicional me encanta por el escote tan exuberante que tiene.

me encanta

 

Regalitos de los invitados. Parte 3.

Bueno finalmente la semana pasada terminé, por fin, los regalitos de las mujeres. Tenía ganas de terminar porque llega a hacerse pesado, terminaba un muñequito y veía los patrones de otro, y luego aun me quedaba otro y otro y otro, y pensaba, ¡quiero terminar ya! Pero bueno, llegó el día que ya no me quedaban más patrones por hacer y estoy contenta con el resultado la verdad.

Ahora ya me he metido de lleno en el siguiente episodio, que es los regalos de los bebés, no sé si recordaréis que son marcos de fotos de fieltro. Primero voy a poner el nombre acompañado de algún muñequito y colgando irán dos marcos de fotos. Tengo el nombre hecho de uno de los bebés, os lo enseño.

IMG_20160112_133149

Ahora os enseño los regalos de las mujeres, que finalmente serán imanes, porque son demasiado grandes para ser llaveros. Los de los hombres si serán llaveros.

  • Hada de otoño.

IMG_20151227_163002

  • Hada de las amapolas.

IMG_20151227_163330

  • Hada de las flores en rosa.

IMG_20151227_163442

  • Hada de las flores del pensamiento en lila y amarillo.

IMG_20151227_163638

  • Hada de la primavera.

IMG_20151227_163840

  • Hada de las flores en azúl.

IMG_20151227_163946

  • Hada de la naturaleza.

IMG_20160106_111219

  • Hada de la navidad.

IMG_20160106_111631

  • Sirena.

IMG_20160106_112008

  • Duendecillos de los caramelos de navidad.

IMG_20160106_112606IMG_20160106_112827

  • Gato sofisticado en blanco. El negro es para una de mis amigas las marchosas y este es para la otra.

IMG_20160108_143923

  • Dos Winnie the Pooh. Estos muñequitos son pedidos por dos de mis damas de honor.

IMG_20160108_144149IMG_20160108_144226