La mala suerte me acecha

Bueno hoy es uno de esos días, que tras soñar algo que jamás pensarías que soñarías, te hace plantearte que estás en un un día negro y triste.

Creo que la mala suerte se está alimentando de mi vida, no se si habéis visto la película Devuélveme mi suerte, pues creo que me pasa algo parecido a lo que le pasa a la protagonista.

just-my-luck-blu-ray-cover-74

Si habéis leído la entrada El principio de la historia ya sabéis que mi infancia y adolescencia no han sido fáciles. Cuando era polvo en las estrellas, tuve mi primer golpe de mala suerte, porque el destino no eligió unos padres adecuados para mí (creo que ese día Destino había bebido unas copitas de más, pero ha seguido trabajando como mi destino por lo que veo).

El momento de mi concepción, fue una noche loca, en la cual, para nada mis padres estaban buscando un hijo. Como consecuencia al enterarse de la noticia, “la señora” se lo dijo a mi padre (que hoy le bautizaremos como “mi general”, luego entenderéis por qué) y a “mi general” le vino grande el tema. “La señora” decidió divorciarse de él, pero mi abuela le dijo que una hija no puede crecer sin un padre y una madre, que aguantase por el bien del futuro bebé (osea se, yo). Bueno, por el momento seguían juntos, pero “la señora” tan responsable como siempre, llevó un embarazo fumando, trabajando y discutiendo con “mi general” (un embarazo de lo más sano, tranquilo y como debe ser, ¡claro que sí!), este fue mi segundo golpe de suerte (aquí Destino, creo que estaba ocupada en otro asunto, que ni quiero ni puedo saber…)

Cuando yo nací, enseguida empezó “la señora” a trabajar, no sé si por deseos de ella o por exigencias de la empresa, pero yo no me crié con “la señora” a mi lado, sino con mi abuela (a la que adoro y adoraré siempre, y le tengo que agradecer todos mis momentos felices a ella). Creo que desde mi nacimiento, “la señora” me hizo una cruz, me culpaba de su mal matrimonio y de todos los problemas en general. “La señora” nunca quería jugar conmigo, ni hacer nada conmigo, y “mi general” siempre estaba de fiesta con sus amigos, a pesar de yo estar enferma. Según “la señora”, hacía bastante tiempo que sospechaba que “mi general” la engañaba con una mujer del trabajo, y un día (exactamente no sé que pasó), cuando yo tenía cinco años, empezaron a discutir por ese tema, y “la señora” le plantó las maletas en la puerta para que se marchase. Aquí empezó mi tercer golpe de mala suerte, que se alargaría mucho, mucho, mucho, más concretamente hasta que yo tuve 12 años. Este episodio de siete años, resumido lo máximo posible, (y pensando que es algo demasiado grave y privado para exponerlo en la red, y que igual, algún día me animo a detallar) cuenta con bastantes juicios siendo yo muy pequeña, las dos partes malmetiendo sobre la otra parte, y yo con un cacao en la cabeza impresionante, sentimientos en mí de miedo, tristeza, etc., infundados por chillidos, represalias sin motivos y algún que otro guantazo sin venir a cuento de las dos partes, ¿y lo bueno? ¿el cariño? ¿el amor, el respeto, la educación, etc por parte de mis progenitores? ¿qué es eso? Pues no sé qué es, porque para lo bueno nunca han estado.

A los 12 años, decidí que no quería volver a ver a “mi general”, ya que jamás estaba con él, siempre me dejaba con segundas y terceras personas, y si estaba con él, era para reñirme, castigarme, chillarme, etc., por cosas que le contaban terceros que yo hacía.

Mi cuarto golpe de mala suerte llegó cuando yo tenía 12 años y finalizó cuando yo tenía 15 años (este golpe jamás se lo perdonaré a Destino). A mi abuela le salió un cáncer en la matriz, del cual la operaron, todo salió muy bien, pasó por su radioterapia y quimioterapia, y con ello, sus efectos secundarios y ahí he estado yo siempre, porque “la señora” trabajaba, porque mi tío estaba desaparecido y venía una vez cada X tiempo y porque a mí me nacía. La ayudaba a ducharse, hacía yo las comidas y las cenas (siempre bajo su supervisión, gracias a ella le debo saber cocinar, aunque fuera a raíz de un suceso negativo), etc. Pasaron tres años, en los que se curó, estaba mejor que nunca y de repente, se le reprodujo otra vez el mismo cáncer, yo no me lo podía creer. La operaron, pero nada impidió que finalmente mi abuela se fuera a un lugar que espero que sea mejor que este. Yo me derrumbé, se había ido mi apoyo número uno, mi barrera para impedir que “la señora” y yo discutiésemos, a la persona que más quería en este mundo, la que había sido mi madre siempre.

Bueno, dos años después, mi abuelo también murió, creo que no supo vivir sin mi abuela. Al quedarme sin nadie, nada más que con “la señora”, esta se le ocurrió la brillante idea de llamar a “mi general” y decirle que volviese a tener contacto conmigo, porque si le pasaba algo a ella, yo estaba sola y aun me quedaba un año para ser mayor de edad. “Mi general” me llamó y quedamos, el acontecimiento fue digno de ser rodado para una película, sin extenderme mucho, os diré que fuimos a compra unos libros para el instituto y no hablamos en ningún momento. Desde ese momento yo decidí que quería seguir sin tener contacto con él, no se había portado bien nunca y yo tenía esa espinita guardada en mi corazón. Cuando yo tenía 21 años, de repente recibí una llamada, y para mi sorpresa era él, ¿a santo de qué? pues creo que fue porque había cambiado de mujer, y esta era una buena mujer, que le dijo que tenía una hija perdida por el mundo. Me dijo de quedar, y como ya había pasado mucho tiempo, decidí darle un voto de confianza. Enseguida me presentó a la nueva mujer, pero mi trato con él era de ir a comer algún domingo a casa de la mujer esta, (porque vivía con ella en su casa). Así fueron pasando los años, mis discusiones con “la señora” no cesaban, cuando estaba mal, podían ser infundadas por celos hacía mí, por la limpieza, porque me veía sentada en el sofá, porque quedaba con “mi general”, etc., cualquier cosa era válida.

Bueno resumen de mi vida hasta que ocurrió el “suceso”. A día de hoy, he tenido dos juicios con “la señora”, y ahora tengo problemas con “mi general” y ahora entenderéis el apodo. Tiene la manía de meterse en mi vida y ordenarme lo que debo y no debo hacer, se mete en todo, en cómo limpio, como gasto mi dinero, dónde tengo que tirar currículums y cuándo debo tirarlo, dónde debo arreglar mi teléfono móvil, etc.

Pero mi destino, no contento con generarme muchos golpes de mala suerte a lo largo de toda mi vida, me presenta a mi chico que viene con sorpresa incorporada (sus hermanos y cuñadas). Claro, después de tener este desastre de familia que tengo, esperaba que Destino, se portase bien y me mandase a mi vida un chico con una familia que me acogiese y me hiciese sentir parte de ella, pero no fue así.

Si queréis saber todos los sucesos con mi familia política (que dan para un libro), podéis leerlo en el blog Tu suegra (que os recomiendo porque está genial) en el cual colaboro contando las cosas que me hacen mis cuñad@s. Os puedo anticipar que mi último golpe de mala suerte, por el que llevo días fatal, y por el que ha sido infundado mi sueño de esta noche ha sido que ¡¡mis tres cuñadas se han quedado embarazadas a la vez!! Y no por deseos de tener un hijo, no señor, puedo adelantar que han sido por diversos motivos, que nada tiene que ver con el deseo de ser madre. Claro, podéis imaginar como estoy yo, cabreada, triste, en fin, un cúmulo de sentimientos, que me hacen preguntarme ¿por qué el destino es tan cruel conmigo? ¿Por qué tengo tan mala suerte? ¿Quién tiene mi buena suerte? Así estoy ahora, intentando lamerme las heridas y curarmelas.

Anuncios

28 thoughts on “La mala suerte me acecha

  1. Primero felicidades por tu premio!!! Y no te me estreses porque sino el cuerpo no responde a lo que quieres, la tristeza y todo lo demas hay que tratar quitarlas de enmedio ya veras que pronto tendras tu recompensa. Y te digo “la paciencia es la madre de la ciencia”.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola guapa!! Desde hoy mismo tienes aquí una fiel seguidora! Te he conocido gracias a Mi refugio virtual…No estés triste!! Tu buena suerte la tienes tú y solamente tú…lo q pasa es q a veces se despista y parece q todo lo malo nos pasa a nosotros…poco a poco va saliendo un rayito de blanco cuando lo vemos todo negro…te lo dice una que parece q empieza a ver ese rayito…muchísimo ánimo y fuerza, que ese deseo de ser madre sea el q te haga tirar hacia adelante…te mando mil achuchones!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias!!! Yo poco a poco me recompongo y tiro adelante porque como tú dices el deseo de ser madre tiene que ser más fuerte que los problemas. Este verano tengo que centrarme en mí y sólo en mi para conseguir ese rayito de blanco. Muchos achuchones para ti también 😀

      Me gusta

  3. Quédate con lo positivo del día. Gracias al premio has conocido gente nueva que te manda si cariño. Siento mucho que hayas tenido un mal día. Y la infancia dura que has tenido. Te mando un montón de cariño. Y sabes lo que te dije esta mañana. Para lo que sea. Por cierto, tengo una entrada que se llama “por las personas luchadoras”. Considératela dedicada a ti también. Besitos

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola guapa! Muchiiiiiiiiisimo ánimo! Una vez me dijeron que cuando vienen rachas de estas, por cada cosa mala que te pase te pasarán dos cosas buenas así que tu piensa en eso y piensa sólo en tí. Hay gente que pasa por nuestra vida por que tiene que pasar pero que no se merece ni que perdamos un segundo en pensar en ellos, no merece la pena. Piensa en tu chico y en la gente que realmente te demuestra que le importas, esas son las que valen y sobre todo en tí misma, siempre te vas a tener a tí misma quiere te más que a nadie!
    Muchos besosssss!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues a ver si eso de las dos cosas me pasa jejejeje Sí, tienes razón, debo pensar en mí y en la gente a la que le importo, y en nadie más, eso he decidido, ser un poco egosita este verano y dedicarme enteramente a mí, a adelgazar, a disfrutar y a buscar el bebé 😀 Gracias wapa, besitos!!

      Me gusta

  5. Guapetona!! Aquí las gemelas y yo te mandamos un montón de abrazos y besos virtuales. Ellas más abrazos lo de los besos aún…nada de estar triste. Tu con la cabeza bien alta y a tirar hacia delante. A disfrutar del verano y a dedicarte a lo tuyo, que lo demás no te afecte, pronto vendrán las buenísimas noticias ya lo verás!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ays muchas gracias, pues dales muchos abrazitos a ellas y a ti muchos besos y abrazos también!!!! Muchas gracias!!! 😀 Siii eso he decidido rotundamente, que este verano voy a dedicarme a mí, a adelgazar y a conseguir mi embarazo, a ver si en septiembre he bajado por lo menos de 10 a 12 kg y vamos yo feliz de la vida!!! 😀

      Le gusta a 1 persona

  6. Te han tocado malas cartas. Hasta ahí las malas noticias. La buena es que puedes levantarte de la partida cuando tú quieras. Y eso estás haciendo. Conseguirás todo aquello que te propongas y será más meritorio porque lo harás sola y a la contra. Serás mamá, a mí no me cabe ninguna duda, y serás una mamá maravillosa, serás para tu hijo/a todo lo que tus padres no fueron para ti. El dolor nunca es estéril si lo transformas en otra cosa, en amor por ejemplo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Eres una superviviente despues de todo esto y solo con tu chico, el destino te trajo algo bueno, no? Una vida dura en la que te has hecho a ti misma, en la que has madurado y en la que las heridas, seguro, te las has tenido que curar a la carrera. Algo bueno estará en tu camino, ya lo veras!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí mi chico es algo bueno, pero nuestra relación también ha pasado por altibajos que hemos superado y ahora estamos mejor que nunca. Si todo esto me ha hecho madurar y ser quien soy y eso no lo cambio la verdad, estoy orgullosa de como soy. Graciassss espero que algo bueno se acerque dentro de poco jejejej

      Le gusta a 1 persona

  8. Jo, no sé muy bien qué decirte, porque menuda infacia y adolescencia has tenido! Es una suerte que tuvieras a esa super abuela-madre!
    En cuanto a los embarazos simultaneos de tus cuñadas, creo que es algo que pasa cuando estás intentando quedarte embarazada y no lo consigues, por lo menos a mí me pasó. Me costó casi tres años quedarme embarazada, y luego de un aborto, lo volví a conseguir y finalmente nació Daniel, no sin dificultades. En ese tiempo de “sequía” me parecía que todas se quedaban embarazadas menos yo (cuñadas, amigas, vecinas,…) y sentía mucha envidia y un profundo sentimiento de frustración, así que puedo entender por lo que estás pasando. Nada más puedo decirte que MUCHOS ÁNIMOS, eres una luchadora y conseguirás ser MADRE!!!! Mil besos

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad que a mi abuela se lo debo todo!!! Súmale lo mal que me llevo con mis cuñados y cuñadas, y que encima se embaracen a la vez jejejeje me parecía que estaba en una pelicula subrealista, pero poco a poco voy asumiéndolo, aunque me duele. Muchas gracias por tus comentarios y por tus ánimos. Besitos 🙂

      Me gusta

  9. No quiero extenderme, solo decirte que yo he vivido también una mierda de infancia, vida y padres.. pero el destino me lo ha compensado con creces al final. Ahora puedo decir que soy feliz. No desesperes, que un día se acabara la mala suerte y solo te vendrán cosas buenas.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tenemos muchas cosas en común, aunque mola tener cosas en común positivas jejejejeje. Sí, siento que pronto me sonreirá, y sino, pues me reiré yo, no hay una frase que dice si la vida no te sonríe, sonriele tu a ella o algo así?? igual me la he inventado ejjejejeje

      Me gusta

      1. También te entiendo en esta parte de tu historia. A mi llegaron a restregarme en mi propia cara que no podia tener un hijo… alguien de mi propia familia. Pero sabes una cosa??? Mi vida es mía y me encanta. Todos los de alrededor que te desean cosas malas… para mi no cuentan. Hay que aprender a.vivir con lo que tenemos. La envidia es muy mala 😀😀😀😀. (Cuanto más te conozco, mas flipada me dejas)

        Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, yo me pensaba que el trato que me habían dado mis padres era de lo más raro, pero a lo largo de mi vida he ido conociendo a gente en mis mismas circunstancias, no es tan raro, y la verdad es que yo que tengo tantos deseos de ser madre me es imposible concebir que unos padres hagan eso, pero bueno, lo he asumido ya. Me han hecho más fuerte y más madura. Muchas gracias por tu apoyo 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s