Trabajo

Bueno como os anticipé en la anterior entrada, he encontrado dos trabajos gracias a mis amigas las marchosas.

El primer trabajo que conseguí hace un mes y medio, fue el de cuidar a un niño ¡o eso le hizo creer el vecino a mi amiga marchosa 2! dos días a la semana, cada dos semanas (porque tiene la custodia compartida con su ex mujer).

El hombre me llamó por teléfono y me contó un rollo patatero, y yo lo único que decía era, sí, sí, o nada, para al final decirme que me llamaría otro día de esa semana para quedar y conocerme, y que conociera a su nueva novia. Unos días después me llama para que nos conozcamos en su casa.

Llego a su casa, toco al timbre y no me abre nadie, así que me espero y de repente veo llegar un coche descapotable y me dice sube. En un principio la verdad es que yo soy bastante desconfiada, y estuve a punto de decirle no no voy caminando (ya ves tú era ir hasta su casa que son dos metros.) Bueno primeramente os voy a contar que es una urbanización con muchos adosados, y que tienen garaje privado cada uno de ellos, por eso lo de ir en coche hasta su casa.

Finalmente me subí, y cuando llegamos la casa estaba sin nadie, es decir, que la mujer no estaba. Me explicó que no vivían juntos porque… y me pregunta ¿qué es lo que más desea una mujer? y me quedé con cara de tonta pensando ¿será una pregunta trampa? así que le dije no sé, y me dice ¡hombre pues un gran ropero! Pues hocarries-new-closet-2-511x288mbre yo como mujer no es lo que más deseo, pero vamos que si me dan un ropero a lo Sexo en Nueva York 2, pues no digo que no eehh.
En fin, que no vivían juntos porque la mujer quería un gran ropero y hasta que no se lo construyeran no iba a irse a vivir allí, así que estaban entre casa de ella y casa de él y otra casa que tienen por ahí.

Luego me explicó que realmente él lo que quería era una chica con coche propio para ir a recoger a su hijo al colegio (el colegio está un poquito lejos de donde vive el padre), darle de merendar de 17-18, de 18-19 que el niño hiciera deberes y de 19-20 que el niño estudiara, a partir de las 20 el niño tenía que ducharse y ponerse el pija, para cuando él llegase de trabajar cenar juntos. Mientras el niño hacía deberes y estudiaba tenía que limpiar o planchar, según él me fuera diciendo. En ese momento me pregunta ¿tú sabes limpiar y planchar? y sin dejarme contestarle dice, bueno eres mujer, claro que sabes limpiar y planchar. ¡Me quedé con cara de poema ante ese comentario tan machista! Pero bueno, me callé, no iba a decirle nada cuando quería conseguir el trabajo. Finalmente me dijo que ya me llamaría para decirme si me contrataba o no.

Unos cuantos días después me llama diciéndome que empiezo el lunes, que vaya a su casa que iremos juntos al colegio del niño, que me enseñará dónde tengo que recogerlo y luego que me enseñará la casa. Llegamos al colegio, me presente a la profesora y le dice que a partir de ese día voy a ser yo la que recoja al niño. Al llegar a su casa me dice que lo primero que tengo que hacer es darle la merienda al niño, y puntualiza que él es una persona que le gusta mucho la comida sana, por eso le da merienda sana a su hijo, nada de un vaso de leche con galletas, mejor un bocadillo de fiambre con un zumo, pero de repente le da donetes con rosquilletas y un batido de chocolate ¡toma ya pedazo de merienda sana! Primera incongruencia de una larga lista que me ha hecho. Luego me enseña toda la cocina, donde están los productos de limpieza, me enseña los cuartos, los armarios para que sepa donde va cada prenda de ropa. Es una persona maniáticamente ordenada, tiene las camisas ordenadas y colgadas por colores, calzoncillos blancos por un lado, de colores por otro, calcetines largos por un lado, de deporte por otro y pantalones por otra parte. Todo, absolutamente todo de marca, ¡por supuesto! Luego en los cajones tiene camisetas de deporte por un lado, camisetas que no son de deporte por otro lado, y sueters. El niño totalmente igual y por supuesto, todo, todo de marca también. Y lo plancha todoooo, cuando digo todo, es todo, hasta las sábanas, los pijamas y los chandals de algodón, ¿quién plancha las sábanas cuando las vas a arrugar al dormir, o el pijama cuando también lo vas a arrugar al dormir? Y lo mejor de todo ¿quién te va a ver las sábanas o el pijama?

Ayer justamente me hizo una lección de como se planchaba. Me dice ¿quieres ver cómo plancho yo? mira hago así y le doy una pasadita, pero en plan rápido, tampoco tiene que quedar perfecto. Le digo yo, pero así generas arrugas debajo y me dice no pasa nada lo zarandeas un poco y ya se van ¡ves! Pero vamos que yo tampoco tengo mucha idea de planchar, no me hagas mucho caso. ¡Mmmm valeeee!, pensé yo. Luego me volvió a repetir otra vez donde iban las cosas, se ve que algo mal le he puesto, normal y lógico, si es que tiene mil cosas y cada una va en un sitio, acabo loca. Luego llegó la lección de plegar pantalones ¡sí, también tiene una técnica para plegar pantalones! Es muy maniático.

Pero lo que más gracia me hizo de ayer fue que yo le dije el primer día, y el segundo porque me volvió a preguntar (es una persona que te pregunta 20 veces la mismas cosas, creo que no escucha o tiene memoria de pez) lo que había estudiado. Pues ayer le dije que en muchas entrevistas de empleo me preguntan que teniendo una carrera por qué busco trabajo ahí, y me pregunta con cara de asombro ¿ah, pero qué tú tienes una carrera? y yo sí, soy educadora social y tengo dos años de magisterio, y me dice ¿educadora social? Eso…¿eso es una carrera carrera? (no es un pasatiempos, ¿a ti qué te parece?), y le respondo yo, sí, claro, y me vuelve a preguntar ¿de cuántos años es? y le digo, de tres, es una diplomatura (ya no, ahora son cuatro, pero cuando yo me la saqué no existían todavía los grados), y se fue con cara de poema.

Luego, ya para rematar, mientras su hijo intentaba estudiar, porque no le dejaban al pobre concentrarse, le dice oye te has enterado que han tirado a fulanito (el entrenador de un equipo de fútbol), y el niño le dice, sí, sí, menos mal, ya era hora ¿papá y ahora quién es el entrenador? Pues hijo, el suplente, estoy por presentarme yo a entrenador ¿te gustaría que fuera yo el entrenador? Que guay papá. Pero no nos veríamos, porque viajaría mucho… bueno la sarta de tontería sobre este tema duró un ratito más, pero no voy a contar toda la conversación.

Pero luego hubo otra jugadita de hombre inmaduro. Estaba yo hablando con el niño, explicándole una cosa, y el padre estaba preparándole la bolsa con ropa porque se iban a dormir a casa de la mujer, ya que iban a empezar las obras del vestidor, y me dice mira que guapo va mi chico con calzoncillos de calvin klein, y yo hablando con el niño, y me vuelve a decir miraaaa, ¿a qué están chulos? y yo sí sí muy chulos. El hombre en conclusión me parece muy majo, pero muy estresante en algunos aspectos.

Respecto al niño que tiene diez años, el primer día se portó fatal, creo que estaba midiendo mi paciencia. Hizo saltar la alarma de la casa (él se sabe los números y tiene que ponerlos cuando abrimos la puerta), luego no me hizo caso cuando le dije que ya tenía que irse a hacer deberes, y me pegó unas cuantas contestaciones que no me gustaron mucho. A la semana siguiente ya se portó mejor, pero tiene contestaciones en plan borde que no me gustan nada, pero cuando le digo que a mí no me hable así, me pide perdón. Luego tiene comentarios de niño pijo consentido, como ayer meterse con mi coche porque era viejo (pues mira niño pijo, me lleva a los sitios, no me hace falta nada más), o decirme que chafo huevos conduciendo  (evidentemente no voy a ir a toda hostia, cuando la vida de una persona depende de mí, además de que yo conduzco respetando todas las señales de tráfico).

Luego tirando carteles en esa misma urbanización, la madre de una niña de siete años me llamó para darle clases particulares de matemáticas. Resulta que la niña va a un colegio muy pijo y de mucho nivel y le exigen mucho más que en otros colegios, y la abuela (que es la persona que cuida de la niña), no llegaba a explicarle y a hacerle entender a la niña las matemáticas. Me citó la madre para conocernos y explicarme un poco. Me pareció muy pero que muy simpática y me paga muy bien la verdad. La niña se le veía muy educada y muy formal, la abuela también muy maja, pero apenas traté con ella ese día. En un principio me contrataba para un día a la semana una hora, para probar a ver cómo iba la niña. Pero al final me llamó para que le diera dos días a la semana una hora.

La niña está dando sumas, restas llevando y problemas. Las sumas las llevaba bien, pero las restas y los problemas no. Así que le enseñé una técnica que se me ocurrió días antes, sin saber si le iría bien o no. En un principio parecía que le liaba un poco, y no se atrevía a hacerlas sola, siempre me pregunta, pero al día siguiente cuando volví, me contó que le había estado enseñando la técnica a su padre, a su madre y a su abuela, y me hizo el ejemplo de cómo había que hacer la resta. ¡Me quedé atónita! ¡Me alegré muchísimo, y me llenó de satisfacción y alegría que funcionase! La verdad que cuando veo que la gente aprende cuando doy clases me llena mucho de satisfacción. El año pasado di un curso de un mes a inmigrantes del idioma de mi ciudad y la verdad que no tenía mucha esperanza de que en un mes fuera a dar tiempo a que aprendieran cosas, pero resultó que salieron sabiendo traducir frases al castellano, y diciendo muchas palabras en el idioma. ¡Una gran alegría para mí la verdad!

Bueno, ese día al ver que las restas las llevaba muy bien, me puse con los problemas, y la verdad que empezó no estando segura de si tenía que sumar y restar y le hice comprender por qué tenía que sumar o restar y terminó la hora, sin dudar de si tenía que sumar o restar. Luego la abuela me volvió a comentar que muy bien con la técnica que le había enseñado para hacer restas, que estaba muy contenta. ¡Más contenta estaba yo, me fui con una gran sonrisa!

Luego he tenido algunas entrevistas que no han ido a buen puerto. Una de ellas fue para dar clases particulares a otra niña de la misma edad y también de matemáticas. El padre me dijo que no iba a mirar más profesores, que se quedaban conmigo, que tenían una reunión con la profesora y le iba a consultar si valía la pena pagar una profesora particular ahora o mejor ya a principios de enero, que ya me diría algo.

Viendo que no me decía nada, le pregunto qué tal fue la reunión. Me dice que muy mal, que los exámenes estaban chupados, que no entendía por qué la niña los hacía mal, que igual era falta de concentración  (evidentemente era eso, porque la niña en casa estudiaba en el comedor con la tele puesta y el hermano, que es un bebé jugando con cantacuentos, y juguetes que hacen ruido, y así es imposible que la niña se concentre y preste atención). Que la profesora les había recomendado una profesora particular, que aun quedaban unos cuantos exámenes que podían salvarle el trimestre. Luego me dijo que quería quedar conmigo para hablar de algunas cosas como el precio y las horas, le dije que vale, que cuándo le venía bien quedar y me dijo que lo consultaría con su mujer y ya me diría algo. Pasaron los días y no me dijo nada, así que le pregunté, no me contestó y al día siguiente me pone que se lo iban a pensar que ya me dirían algo. No sé qué pasó…

Otra entrevista que tuve fue para cuidar a un bebé por la mañana porque la madre se iba a hacer una operación de estética e iba a estar convaleciente. La mujer me dijo que tenía a otra chica, pero que le gustaba más yo, así que después de estar una hora o así con ella y el bebé hablando, quedamos para empezar el día 1 de diciembre, osea hoy. A los dos días me manda un mensaje diciéndome que al marido le parecía mejor la otra chica, así que se quedaban con ella.

Luego hice una entrevista para cuidar a otro bebé, la chica me dijo que tenían a varias chicas, que se decidirían esta semana por una. Hoy me ha llegado un mensaje que habían cogido a otra chica.

Finalmente, encontré a una mujer que necesitaba a una chica para limpiar su casa un día a la semana tres horas. Me pidió el currículum y referencias. Pasaron unos cuantos días y me mandó un mensaje que no le había llegado ningún currículum mío y le dije que hasta la semana siguiente no veía al hombre que me podía dar las referencias, la verdad que noté  interés, así que le pedí al padre del niño si me podía hacer una carta de recomendación. No me puso ningún problema y al día siguiente me mandó por email la carta. Me llamó por teléfono para preguntarme si me había gustado la carta (fue una carta muy breve, pero muy bien redactada la verdad), le dije que sí, y me dice ¿has visto cómo redacto? ¿A qué redacto bien?

Al mandarle a la chica la carta y el currículum no me dijo nada, así que le pregunté por qué no me había dicho nada, y me dijo que si podía ir el viernes a probar tres horas. Cuando fui, vi que estaba embarazada y por eso quería a una chica que le limpiase, me dijo que le tiraba mucho el contratarme porque vivía un poquito lejos de donde vivía ella (a 15 minutos), que igual no me valía la pena, luego me dijo que teniendo una carrera no entendía porque limpiaba casas, y le dije que no se me caían los anillos, que a día de hoy necesitaba mucho un trabajo, así que me daba igual limpiar casas, que cualquier otro trabajo. También me dijo que había estado hablando por teléfono con el padre del niño y que le había hablando muy bien de mí.

La verdad es que me dio tiempo a limpiarle la casa en tres horas, yo creo que se la dejé muy limpia (me esforcé mucho por limpiar todos los muebles de polvo, limpiar rincones, quitar muebles para limpiar por detrás, etc.). La mujer me pagó y me dijo que le quedaban dos chicas por probar, que ya me diría algo. Me pareció una chica muy maja, además muy parecida a mi tía, muy de energía positiva, incienso, yoga, etc. La verdad que me fui muy contenta y positiva. Aun no me ha dicho nada, a ver si me contrata, que aunque esté a 15 minutos sí me compensa el dinero que me paga.

Así están las cosas de los trabajitos que me van saliendo. Cuando pasen las vacaciones, me iré a tirar carteles de cuidar niños o dar clases particulares, porque con el primer trimestre ya terminado, seguro que muchos niños necesitan clases particulares.

pizarra

 

Anuncios

23 thoughts on “Trabajo

  1. nena estás que no paras me encanta tu actitud….da igual como se empiece o por donde, hay que comerse el mundo con anillos o sin ellos que esto son dos días y estamos para exprimirlos….una gente un tanto peculiar pero seguro que te irá bien y aprovecharás para ahorrar…ánimo guapa

    Le gusta a 1 persona

    1. ejjejejejeje pues sí no se me caen los anillos, ni las pulseras ni ná, a mí me da igual trabajar de lo que sea, mientras me de dinero. Ya me irán saliendo más cosas, o igual un trabajo más estable y serio.
      Sí el padre del niño es un tanto peculiar, la mamá y y la abuela de la nena son un encanto, de hecho me han regalado una caja de bombones por mi cumple que es el sábado, todo un detallazo, me he quedado atónita, no me lo esperaba!!
      Besitoss

      Le gusta a 1 persona

  2. Jjajaja…mira, cuando empecé a leer, pensé que sería un sueño. No se.. leo lo de el tio del cochazo, que te pregunta que quiere una mujer y digo uyuy esto me recuerda a Grey o algo asi.
    Llego a la parte donde da por hecho que sabes planchar por ser mujer y volví a la tierra jaja. Imbécil!
    Felicidades por los trabajos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Im-presionante ese padre-pijo-mediotonto. Lo que hay que agantar. Menos mal que el tiempo lo pasas con el hijo, que aún tendrá un poco de sesera jjj.
    Lo de dar clases se ve que se te da bien y das buenos consejos. Para eso hay que valer. Yo lo intenté en su tiempo, pero acababa con los nervios muy quemados. Me alegra que la niña vaya cogiendo el truquillo y que la mamá y la abuela sean tan majas contigo.

    Estos trabajos, aunque sean “pequeños” hacen que vayas entrando en movimiento y el trabajo llama al trabajo. Ojalá salgo algo “más-mejor”, pero oye, mientras esto está muy bien, que menos da una piedra.

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. El niño con algunos comentarios es un poco pedante, pero lo sé llevar y conmigo ahora ya se comporta, porque ha visto que cuando quiero tengo genio y lo saco.
      La niña es un amor y la madre y la abuela más, ayer la abuela me compró unos bombones por mi cumpleaños que es el sábado, se encontró con mi amiga la marchosa y hablando hablando salió el tema de mi cumpleaños. Le dijo que estaban encantadas conmigo, que era muy buena chica y que a la niña le iba muy bien conmigo. Hoy y mañana tiene los exámenes, espero que le salgan bien.
      Ojala me saliera un trabajo más constante y serio, pero mientras, más vale esto que nada, la verdad jejejejej
      Besitooss!!

      Me gusta

  4. Pero qué pensabas, que un tío con descapotable te iba a volar a ti, que para encontrarte el chichi hay que llevar un georradar?????????
    Si me parecías mala persona y bastante hija de puta, ahora que veo que pones la vida de tu jefe al completo en un blog te pegaría dos tortas. Qué triste meter una persona en tu casa y darle tu confianza para que sea así de guarra.
    Tu lo que quisieras es limpiarle el sable, que lo sé yo.

    Me gusta

    1. Que te pasa??? Porq tanto rencor? No se como se puede odiar tanto a una persona sin conocerla…

      Si su jefe es especial ella podrá contarlo a quien quiera, o crees tu q el en cuanto ya no le interese no le va a dar con la puerta en las narices? Mentalidad de explotador… “Encima de q te abre su casa”…. Para limpiar y cuidarle el hijo, q no le esta haciendo ningún favor…

      Y lo de georradar? Pufff… Totalmente fuera de lugar

      Entiendo q tus convicciones religiosas te impidan ver la búsqueda de la fertilidad en ” manos de probetas”, pero de ahí a decirle lo de “limpiar el sable” hay un trecho.

      Mirate el karma q lo tienes negro.

      Le gusta a 1 persona

      1. No es sólo eso, también los insultos que dice de forma gratuita, tan religiosa que es, no creo que Dios apruebe este comportamiento tan obsceno. Además cuando una persona insulta y desmerece a otra persona, pierde toda credibilidad y razón la verdad, a parte de que lo que dice no tienen ningún tipo de razón, porque es lo que tú dices, es mi blog y hablo de lo que me pasa día a día, no digo ninguna mentira, cuento tal cual las cosas como son, y si mi jefe es así, pues lo cuento. Pero bueno que yo la ignoro como has podido ver.
        Muchas gracias por tu apoyo, te lo agradezco mucho!! Un besitooo!!

        Me gusta

  5. Pues ojala siga la buena racha y ahora con las notas de diciembre mas padres te llamen para darle clases a sus hijos 😁
    Yo he trabajado un par de veces como profe auxiliar, cuando estaba en la uni, y siempre era a partir de enero cuando me llamaban jajaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso es lo que he pensado, que con el primer trimestre los papás miran a ver como van los hijos, si necesitan o no clases, y luego al ver las notas, ya llaman a un profe o no, así que echaré más carteles la semana de antes de que empiece el cole, para que así ya se lo piensen jejejejejeje Muchas gracias!! Besitooss!!

      Me gusta

  6. Pero bueno como me alegro. Después de tanto tiempo de sequía te llueven las posibilidades. Vale que no son grandes trabajos pero algo es algo y mira, vas tirando. Pero que te pidan el curriculum y una carta de recomendación para limpiar tres horas a la semana me parece de chiste oye… jajaja
    A mí me salió uno de limpiar tres horas al día pero rechacé porque con el otro trabajo no me iba la vida, pero no me pidieron CV ni nada por el estilo jajaj
    Besos y mucha suerte

    Le gusta a 1 persona

  7. Jajajajaja q risa con tu jefe…vaya personaje esta hecho!y se ve q es un pijo pero con buen fondo xq habló muy bien de ti y te facilitó la carta de recomendación.me alegra muchísimo q te salgan cositas dedicadas a la enseñanza xq se nota q lo disfrutas.Enhorabuena x estos logros q aunq te parezcan pequeños no lo son xq esto hace x ti q salgas q te muevas q desconectas q te canses y no tengas ni ganas de pensar en cosas negativas y perder tiempo con personas tóxicas.Ole tu.Ojalá te salga algo de lo tuyo pero mientras vive y se feliz.un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí es muy pijo, pero como tu dices es buena persona, la verdad es que me ayudó sin ponerme ninguna pega la verdad.
      Disfruto mucho enseñando, y viendo que la gente aprende con mis técnicas, es mi vocación y cada vez que trabajo enseñando me doy más cuenta, estoy deseando terminar magisterio para poder dedicarme realmente a ser maestra la verdad.
      Tienes toda la razón del mundo, aunque es poco, pero me hace salir, moverme, eso me ayuda a adelgazar, estoy más cansada y duermo mejor, y por supuesto me hace olvidarme de todo lo negativo y estar muy contenta.
      Muchas gracias guapa!! Besitooss.

      Me gusta

  8. Oye, el padre da para un personaje de novela pero bueno, nadie es 100% malo ni 100% bueno. Te hizo tu carta de presentación, has conseguido entrevistas…. Eso está genial, que van saliendo llamadas y entrevistas. Y espérate a que haga efecto el ‘boca-oreja’ con la niña de las clases particulares ^_^. No te preocupes por los rechazos, lo importante es ir haciendo las entrevistas y dejando tu huella. Y no dejes de echar carteles ^_^.

    Mucha suerte!!

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. jejejejejeje vaya si había pensado escribir un relato con él como personaje de una novela así un poco erótica, es que el tío de físico no está nada, pero que nada mal ejejejjeje
      Pues sí, la verdad que estoy muy contenta, aunque tenga sólo dos cosillas, estoy contenta, además que igual del boca a boca consigo algún nene más, quién sabe, y sino en enero volveré a tirar carteles, por supuestísimo jejejejejej
      Muchas gracias wapa!!
      Besitoooss 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s