Mi chico y la búsqueda de un bebé

El instinto maternal me apareció cuando tenía unos 22 o 23 años, yo siempre había soñado con ser una madre joven, porque quería tener dos hijos, y me veía como una madre-amiga molona. Mi madre me había tenido con 25 años y cuando nos llevábamos bien era como si fuéramos amigas (de hecho me he ido con ella de botellón y de fiesta), y yo también me veía siendo madre a los 25. En aquel momento no tenía una estabilidad, así que se fue posponiendo.

Para mi chico el instinto paternal ha tardado mucho más en llegarle. Mi chico es una persona con muchos miedos e inquietudes sobre ese tema (y sobre muchos otros temas que ahora no vienen al caso): ¿seré buen padre? ¿Podré darle lo que necesita a mi hijo? ¿Y si no tenemos dinero para mantenerlo? ¿Estoy preparado para tener un hijo? ¿Soy lo suficientemente maduro? A veces, todos estos miedos hacen que deje de hacer cosas y que deje pasar oportunidades o momentos.

En la pareja, casi siempre, yo soy la que le abre los ojos acerca de muchas cosas, le hago comprender y darse cuenta de cosas, que quizás, por él mismo no se daría cuenta. Mi chico tiene gran capacidad para hacer miles de cosas que él piensa que no puede hacer, y gracias a mí, las hace. Pues en el tema de tener un hijo, más o menos, nos pasó lo mismo.

En marzo del 2014 me dejé las pastillas anticonceptivas con el sueño de ser madre, un sueño, una necesidad, un sentimiento que me recorría todo el cuerpo, no sé cómo explicarlo, quería ser madre, escuchaba la llamada de mi interior diciéndome es el momento, estás preparada, tu instinto maternal está desarrollándose con gran velocidad, pero mi chico lo consideraba precipitado, no quería, para él éramos muy jóvenes y no teníamos recursos necesarios para mantener a un bebé, yo no trabajaba.

Yo sentía un gran dolor en mi corazón cada vez que hablaba con él y le contaba cómo me sentía y él me decía que no, que no y que no quería ser padre, que para él era un mundo y que no estaba preparado. Pero yo me dejé las pastillas anticonceptivas igualmente.

Al principio él me decía que no lo haríamos sin protección, y yo le decía vale, pero por dentro pensaba: pues no, me da igual que tú no quieras, pero yo sí quiero tener un hijo, y no voy a hacerlo con protección porque a ti te dé la gana. También pensaba la otra variante: ¿por qué no podemos estar de acuerdo los dos en tener un hijo? No quiero que mi hijo nazca en un pareja en la cual un miembro de ella no lo desea, vale usaremos protección, pero yo no voy a seguir tomándome las pastillas anticonceptivas porque no me da la gana seguir metiendo hormonas gratuitamente en mi organismo.

A medida que pasaba el tiempo a él se le olvidaba eso de “hacerlo con protección” y acabábamos haciéndolo sin protección. Como ya sabéis, a mi chico no le gusta mucho hablar, le cuesta mucho abrirme su corazón, ya que tiene una coraza bien armada para evitar que la gente le haga daño, lo que le hace encerrarse en sí mismo, y guardarse sus sentimientos para él. Normal, en la vida, lo ha pasado mal con la gente y le han hecho mucho daño. Yo soy de otra manera de ser, aunque también lo he pasado mal a lo largo de mi vida con la gente, aun sigo pensando que queda gente buena en el mundo, por eso no me da miedo expresar lo que siento y me encanta conocer gente.

En fin, que yo intentaba hablar con él y siempre me soplaba y me soplaba, hasta que un día le dije seriamente que me dijese las razones por las cuales no quería tener un hijo. Al principio se mostró reacio a decírmelo, pero luego me lo soltó (a base de desatascadores porque me costó lo suyo). Tenía todos esos miedos que he mencionado antes, pero a su vez quería tener un hijo conmigo, porque me quería, porque sabía que iba a ser una madre estupenda y porque quería avanzar en la vida conmigo, ir hacia delante, dar un paso más en nuestra relación. Entonces le dije que se dejase los miedos a un lado y que buscásemos un bebé juntos. En ese momento los dos decidimos ir a por nuestra trufita juntos.

El momento nunca es el apropiado, siempre hay un pero: porque ahora mismo no trabajas (pero pasa el tiempo y el tiempo y no te sale nada, pero el tiempo también pasa en tu fertilidad, sobre todo en las mujeres que a medida que cumplimos años nos cuesta más ser madres), porque no tienes un trabajo estable y cualquier día te pueden echar (resulta que el 80% de las personas que trabajan están en un trabajo inestable a día de hoy, porque cualquier día se le cruza el cable al jefe y te dice venga bonito tira “pa” tu casa y aquí no vuelvas más), porque si tienes un hijo igual te despiden al cogerte la baja maternal, etc. Mil cosas que si nos ponemos a pensar nadie tendría un hijo con los tiempos que corren actualmente.

Desde marzo del 2014 ha llovido mucho. Los dos estamos completamente seguros de tener un bebé, desde que escribo en el blog, él me lee, y eso le permite darse cuenta mejor de cómo me siento, porque puede leerlo las veces que quiera, y esto ha hecho que empiece a hablar más conmigo de sus sentimientos, ahora estamos más unidos, se nota que está haciendo un gran esfuerzo contándome como se siente, intentando entenderme a mí también, empatizando conmigo, apoyándome y escuchándome (yo soy muy pesada, soy como un loro cuando me preocupa algo o tengo algo importante en la mente, no paro de hablar y hablar, a veces me canso hasta a mí misma).

Entiendo y valoro los esfuerzos que está haciendo, sé que para él la situación en la que nos encontramos no es fácil (aunque me muestre todo lo contrario), no quedarnos embarazados, sus resultados del semiograma, las idas y venidas con los médicos que han pasado de nosotros, el poco apoyo familiar que tenemos por parte de sus hermanos y de mi padre, etc. En fin, son muchas cosas que se ha ido tragando durante todo este año y medio que llevamos de búsqueda y agradezco enormemente que se haya sincerado conmigo, que me haya abierto su corazón para dejarme ver que lo está pasando fatal, que por dentro llora y se llena de rabia como yo, esto me ha permitido darme cuenta que estamos al mismo nivel, que era lo que yo necesitaba. Por todos los esfuerzos que hace, por todo lo que me ayuda y por estar ahí siempre (a pesar de todos los momentos malos que hemos pasado), por todo eso cada día lo quiero más.

te-quiero-corazon-5330e57582f87

Anuncios

29 thoughts on “Mi chico y la búsqueda de un bebé

    1. Eejjejejeje que graciosa, pues has incumplido tus promesas entonces, porque le otro día también me comentaste 😛 La verdad que cuando la pareja está desunida se nota, la pareja debe ser uno, y ahora estamos así y estoy super contenta. Muchas gracias por saltarte tus promesas y comentarme 😀

      Me gusta

  1. Qué entrada tan emotiva. Si hasta se me ha hecho un nudo en la garganta. No me cabe la menor duda de que seréis unos padres maravillosos. Plantearse dudas es sano y normal. También es estupendo tener a alguien tan positivo como tú al lado que, para momentos de indecisiones, te dé el ánimo y empuje necesarios. Os complementáis totalmente.
    Ah! Y un saludo para tu chico, que lo va a hacer genial!

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí la verdad que ser tan distintos es lo que tiene, que él me aporta a mí lo que a mí me falta y yo le aporto a él lo que a él le falta, nos complementamos perfectamente, eso sí nos ha costado muchísimo complementarnos porque aunque nos queríamos, chocabamos muchísimo por nuestra distinta forma de ser, pero ahora estamos perfectamente complementados. Seguro que lo hará genial, no me cabe la menor duda. Quería dedicarle algo bonito 🙂 Muchas gracias por tu comentario, le doy el saludo de tú parte o seguro que lo lee 😛

      Le gusta a 1 persona

  2. Todo esto demuestra que os queréis y que váis avanzando en vuestra relación y fortaleciendo vuestro vínculo. Seguro que lo haréis genial con vuestro bebé, es normal tener miedos y más a cambios tan importantes como ser padre, pero seguro que luego se os pasarán. Mucha suerte!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, la verdad que se nota que la relación se ha fortalecido mucho desde que estamos buscando un bebé. Yo no tengo ningún miedo la verdad, yo soy de tirarme a la piscina, él es más de miedos, pero seguro que luego al ver la carita de su hijo se le van todos en un segundo ejejejjeje. Muchas gracias wapa 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. Bueno, lo importante es que ya estáis los dos de acuerdo y que gracias al blog te has podido acercar más a tu chico. Tener un hijo no es algo trivial, es para toda la vida, por lo que si uno no está seguro, lo que puede ocurrir es que la pareja se distancie. Pero ya no hay problema, solo esperar a que llegue el día. La verdad es que no existe el momento ideal, siempre hay algún pero. Hay que tomar la decisión y sobreponerse a las adversidades que vayan surgiendo. Eso es la vida… Besitos

    Le gusta a 1 persona

  4. Jo. Yo no dejo que mi mozo me lea…. En nuestro caso a mi el instinto me tardó en llegar hasta los 28-29 años pero una vez llegó, no se fue. Luego no encontraba la pareja adecuada (no eran malas personas, pero no eran MI persona). Ahora estoy con el mozo y fue él quien quiso ponerse a tener el bebé aunque a mi no me costó ser convencida (tenía ganas, la verdad). Luego fue el bebé que no llega, luego el positivo, luego el aborto, las migrañas descontroladas…. La pareja se resintió mucho y fue él quien dijo que así no quería buscar el bebé porque no me veía capaz de resistir sin migrañas 9 meses (y por ende, sin medicación). Menudo disgusto! Eso si, su idea de ‘no buscar bebé’ no fue muy correcta. No buscaba el bebé igual que cuando buscaba el bebé y claro, al final se lo encontró. Las migrañas desaparecieron… hasta hace 4 días que tengo una puñetera dando el coñazo. Y ahora él está mohíno y tontorrón y entre la migraña que no me deja pensar muy bien y su ‘mohinez’ tengo el susto metido en el cuerpo. Vosotros lo acabaréis consiguiendo, ya verás como si :).

    Le gusta a 1 persona

    1. Me he perdido con lo de “mohíno” no sé que es eso, igual es algo que has contado en tu blog pero como ando algo perdida me tengo que poner al día ejjejejeje 😛 Bueno el bebé ya está en camino, porque si no buscáis igual que si buscáis es lo que hacíamos mi chico y yo que me decía que no pero tampoco ponía medios ejejjejeje son la leche. Bueno yo tampoco me voy a agobiar cuando venga lo recibiré con los brazos abiertos. Muchas gracias!!! 😀

      Me gusta

  5. Hola!! Esto si que parece que lo haya escrito yo.. mi chico al principio opinaba igual y yo erre que erre hasta pensaba como tu, pues no pienso tomarme la píldora y tal y tal jajajaj luego con las protecciones hasta me enfadaba con el pobre..

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s